Menú Buscar
Imagen de archivo de Jaume Alonso-Cuevillas (i), Carles Puigdemont y Gonzalo Boye en Alemania / EFE

Puigdemont lanza a sus abogados estrella contra ERC

Junts per Catalunya, con el apoyo de Boye y Cuevillas, niega que el informe de la Abogacía del Estado beneficie a Junqueras y arremete contra el "decepcionante" acuerdo entre PSOE y Podemos

5 min

Junts per Catalunya (JxCat) ya no disimula. Su presidente, Quim Torra, oficializaba ayer su rechazo al aval de ERC a la investidura de Pedro Sánchez en un discurso de Año Nuevo cargado de reproches a sus socios republicanos. En paralelo, los abogados estrella de Carles Puigdemont ninguneaban el informe de la Abogacía del Estado, favorable a la inmunidad de Oriol Junqueras y que los republicanos consideraban una condición sine qua non para apoyar al socialista.

Asimismo, JxCat emitía un comunicado en el que tildaba de “decepcionante” el pacto PSOE-Unidas Podemos porque, a su juicio, aleja una solución real al conflicto catalán.

Los republicanos no subestiman las maniobras neoconvergentes y se muestran muy cautos a la hora de administrar sus tiempos. De ahí que todavía no se haya solemnizado su acuerdo con el PSOE, que Torra ha calificado como el "enemigo". Pese a ello, los neconvergentes han activado toda su maquina jurídica para advertir de que el esperado dictamen de la Abogacía del Estado supone una victoria pírrica pues, afirman, encomienda a la Junta Electoral Central (JEC) --que se reunirá el día 3-- la inmunidad de Junqueras.

Gonzalo Boye avisaba de que el informe de la Abogacía del Estado "no apoya a Junqueras, de hecho hace ver que la JEC tiene que anular su mandato como eurodiputado". Por su parte, Jaume Alonso-Cuevillas resumía la jornada de ayer como "decepcionante", pues el informe de los abogados del Estado "valida la sentencia del Tribunal Supremo y pide a la JEC que inhabilite a Junqueras". Igualmente decepcionante, decía, es el acuerdo PSOE-UP en el que "Cataluña no parece existir".

También el vicepresidente del Parlament, Josep Costa, miembro del núcleo duro de Puigdemont, valoró el informe de la Abogacía del Estado como "un engaño comparable a la carta de Marchena diciendo que acatarían la decisión de Luxemburgo después de haber dictado la condena".

El propio Puigdemont utilizaba las redes sociales para despreciar el acuerdo del Gobierno progresista. "Me parece que el acuerdo PSOE-UP había levantado expectativas por encima de sus posibilidades. Leyendo lo que han pactado sobre el conflicto político entre Cataluña y España, no veo la diferencia entre el futuro Gobierno de coalición y uno del PSOE en solitario", escribió.

JxCat cree que el pacto apuntala el Estado autonómico

Más prolijas fueron las críticas de JxCat, en un comunicado donde también se utiliza la palabra "decepcionante" y en el que se lamenta que el "conflicto" catalán "solo ocupe una frase" dentro del pacto entre las dos formaciones, cuando considera que es el principal problema político e institucional de España.

"El pacto apuntala el Estado autonómico, que choca con las aspiraciones democráticas legitimas de una mayoría de la población catalana, y que es cuestionado profundamente en otros territorios del Estado", avisan los neoconvergentes.