Menú Buscar
Bernat Solé, conseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, responsable de las 'embajadas' catalanas / EP

¿Por qué la Sindicatura de Cuentas nunca ha fiscalizado las ‘embajadas’ catalanas?

Los partidos independentistas han vetado informes sobre la diplomacia del Govern de este órgano dependiente del Parlament, que tampoco ha actuado de oficio durante estos años

5 min

La opacidad sobre la actividad de las delegaciones catalanas en el extranjero se debe, fundamentalmente, a la negativa de sus responsables a rendir cuentas en el Parlament. De ahí que se desconozca la agenda de estos “embajadores” y la gestión de los siete millones de euros del erario público que cuestan mantener esas oficinas. A ese secretismo se une el hecho de que la Sindicatura de Cuentas, órgano encargado de fiscalizar las administraciones públicas catalanas, nunca ha elaborado un informe sobre esa red diplomática.

Jaume Amat, Síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas (segundo por la izquierda) en el Parlamento catalán / CG
Jaume Amat, Síndico mayor de la Sindicatura de Cuentas (segundo por la izquierda) en el Parlamento catalán / CG

Fuentes de este organismo, dependiente del Parlament, alegan que el Tribunal de Cuentas ya analizó la actividad de la Consejería de Acción Exterior. “Se evitan duplicidades”, explican.

Plan anual de trabajo

También subrayan que, al margen de su plan anual de trabajo, el Parlament puede encargar los informes que crea oportunos. Es ahí donde entra el bloqueo independentista, pues Junts per Catalunya y ERC siempre han votado en contra de encargar a la Sindicatura la fiscalización de las embajadas. Ocurrió recientemente en la Comisión de la Sindicatura de Cuentas, cuando las formaciones secesionistas votaron una propuesta de Ciudadanos.

Efectivamente, gracias al Tribunal de Cuentas sabemos detalles de los gastos de esa delegaciones, como la de Suiza, en el ojo del huracán mediático tras la denuncia por acoso laboral de cuatro trabajadoras contra Manuel Manonelles, exembajador en el país helvético y que ha sido recolocado en la Consejería de Presidencia como asesor.

"Nido de opacidad y derroche"

“Esa consejería es un nido de opacidad, de derroche de dinero y de irregularidades denunciadas por el Tribunal de Cuentas”, explica la diputada de Ciudadanos, Susana Beltrán, quien ha presentado una moción para que, en el próximo pleno, la Cámara catalana solicite a la Sindicatura de Comptes que elabore un informe de fiscalización sobre la gestión de las delegaciones del Govern en el exterior desde 2015 a 2020.

Reunión del Consejo de Acción Exterior y de Relaciones con la UE, presidido por Quim Torra y Alfred Bosch, quienes anunciaron la creación de nuevas embajadas catalanas / GENCAT
Reunión del Consejo de Acción Exterior, presidido por Quim Torra y el exconsejero Alfred Bosch / GENCAT

“Con ese dinero se han comprado complicidades”, asegura la diputada de la formación naranja, en la línea del informe del Tribunal de Cuentas y del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona, que procesó a Manonelles por malversación, prevaricación y desobediencia. El eje de esa investigación se centra en el expediente de contratación suscrito el 31 de agosto de 2017 entre la delegación de Suiza y The Hague Center para sufragar supuestos gastos de observadores internacionales el 1-O.

Evitar duplicidades

“Por economía de recursos, se evitan duplicidades”, explican fuentes de la Sindicatura de Cuentas, respecto al informe del Tribunal de Cuentas. “La Sindicatura --añaden-- tiene gran parte de su programa de trabajo definido por leyes que le obligan a hacer informes, el Parlament también se los puede encargar y tiene un margen para decidir de oficio otros trabajos”.

En esa moción de Cs también se solicita “activar por el principio de publicidad activa la transparencia de los altos cargos y personal eventual. A tal fin, se solicita que los altos cargos y personal eventual del Govern publiquen sus agendas de reuniones con actividades relacionadas con el exterior y comparezcan en el Parlament para dar explicaciones de su actividad si cualquier grupo parlamentario así lo solicita”.

Transparencia que no se ejerce

Se da la circunstancia de que esa opacidad se produce en la Consejería de Acción Exterior, Transparencia y Relaciones Internacionales. “Un departamento hostil con la oposición y al parecer con sus trabajadoras, porque también pedimos explicaciones sobre la actuación del exconsejero Alfred Bosch en el caso de acoso sexual destapado”, explica.

En concreto, Cs pide que el Parlament repruebe “al exconseller de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Sr. Bosch, por haber faltado a la verdad y no actuar con honestidad y transparencia al negar en sede parlamentaria que conociese casos de posible acoso sexual en su Departamento y no actuar con la debida diligencia, circunstancias estas últimas que habrían sido acreditadas por los informes de Función Pública de la Administración de la Generalitat”.

Destacadas en Política