Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
David Bonvehí cara a cara con Carles Puigdemont. En medio, Artur Mas y Jordi Sánchez / CG

El PDECat denuncia "llamadas y presiones" del partido de Puigdemont a sus militantes

El prófugo torpedea a su antigua formación incitando a todos sus cuadros a irse a Junts, pero los posconvergentes mantienen el pulso

4 min

El PDECat mantiene su pulso con Junts, el "nuevo" partido impulsado por el expresidente de la Generalitat fugado Carles Puigdemont, y detecta, según fuentes consultadas por Efe, presiones a militantes para que cambien de bando, en vísperas de que la formación demócrata debata este jueves su futuro en la reunión de su consejo nacional.

La dirección ejecutiva del PDECat, capitaneada por David Bonvehí, se ha reunido este lunes para digerir el acto fundacional de JxCat del pasado sábado, en el que participaron caras conocidas de la formación posconvergente, como los exconsellers presos Jordi Turull, Josep Rull y Joaquim Forn y otros afines al prófugo.

Según dichas fuentes del PDECat, la dirección ejecutiva, en la cual hay afines a Puigdemont como la diputada Míriam Nogueras o Lourdes Ciuró, se ha concentrado este lunes en los preparativos del consejo nacional del 30 de julio por la tarde, donde tendrá lugar el debate sobre el futuro de la formación heredera de CDC.

Las presiones del prófugo

Puigdemont se mostró convencido de que habrá un acuerdo con el PDECat, pero la batalla interna no ha cesado. Es más, tras la creación de JxCat ya como partido, fuentes demócratas han asegurado que se están produciendo "llamadas y presiones" a militantes del Partit Demòcrata para afiliarse a la formación de Puigdemont.

Aunque JxCat debatirá en el marco de su largo proceso congresual --hasta el 3 de octubre-- si acepta o no la doble militancia, los estatutos del PDECat no lo contemplan y la dirección demócrata ya avisó que quien quiera afiliarse a otra formación debe ser "honesto" y darse de baja.

JxCat acumula más de 2.800 inscritos en sus pocas horas de vida como partido, aunque fuentes de la dirección del PDECat afirman que esto no parece haber afectado a su volumen de militantes. Con este equilibrio de fuerzas, sin fecha aún para las elecciones catalanas y sin candidato confirmado, todos los escenarios están abiertos.

Todo bajo su control

Según las fuentes consultadas, la posibilidad de que JxCat y PDECat lleguen a un acuerdo de integración antes de que termine el largo proceso congresual de JxCat el próximo 3 de octubre es remota, porque el también posconvergente Puigdemont se niega a integrar otras siglas, sino solo personas para controlarlo todo.

"No nos quieren como organización dentro de JxCat. Solo quieren integrar a gente individualmente", expone un dirigente del PDECat para explicar por qué no llega el acuerdo con Puigdemont.

También es poco probable, aunque no descartable, que acuerden una coalición electoral para las próximas elecciones autonómicas, algo que avala Bonvehí pero que no gusta a Puigdemont ni al hasta ahora líder de la Crida Nacional per la República, Jordi Sànchez, uno de los pilares de JxCat.