Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La nueva consejera de Acción Exterior y Gobierno Abierto, Victòria Alsina, durante la toma posesión del cargo el pasado 26 de mayo / DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El Parlamento europeo desautoriza a la consejera de Acción Exterior: "No hubo contacto"

Sassoli asegura en un comunicado que no ha mantenido contacto alguno con Victòria Alsina, en contra de lo que ésta aseguró en TV3

2 min

Demoledor comunicado del presidente del Parlamento europeo, David Sassoli. La reunión que, según la consejera de Acción Exterior y Transparencia, Victòria Alsina, habría mantenido con el mandatario europeo tras la detención de Carles Puigdemont nunca se produjo.

sassoli
Comunicado de David Sassoli

El revés, oficializado a través de una nota de prensa, indica textualmente que "en relación a las declaraciones  la consejera de Acción Exterior y Transparencia, Victòria Alsina, esta mañana en la televisión pública catalana, TV3, recogidas por Europa Press, sobre un contacto con el equipo del presidente del Parlamento europeo, David Sassoli, el portavoz del presidente, Roberto Cullo, desmiente dicha información y que se haya producido reunión o contacto alguno".

Alsina dijo en la cadena catalana que la Generalitat contactó con el equipo de Sassoli --matizó que no lo hicieron con él por sus problemas de salud--, y pidió paciencia sobre la situación del fugado porque "los procesos judiciales, no solo aquí sino también en Europa, son largos".

Una carta

Tras estas declaraciones de la consellera, fuentes de este departamento han puntualizado que este contacto fue a través de una carta que Alsina mandó a Sassoli para pedirle la liberación de Puigdemont en el momento en que fue detenido.

Preguntada en la citada entrevista por si espera un pronunciamiento por parte de la eurocámara sobre Puigdemont, afirmó que como institución a la Eurocámara le corresponde esperar, mientras que algunos diputados sí "dieron muestras de apoyo, muchos en privado y muchos lo hicieron en público".

La desautorización de Sassoli abunda en el rechazo de las instituciones europeas al desafío independentista que, de forma unilateral, defiende Puigdemont. Sus pretendidas complicidades con Rusia alejan todavía más al expresidente catalán del Parlamento europeo, que investiga esos contactos.