Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie / ANC

Paluzie (ANC) compara al "Estado" con "los colonizadores de América"

La presidenta de la entidad secesionista desdeña los Juegos de Invierno con Aragón y se queja de que el castellano también pueda ser vehicular en la educación de Cataluña

5 min

Elisenda Paluzie ha expresado su rechazo a compartir los Juegos Olímpicos de Invierno de 2030 con Aragón, a la inclusión del castellano como lengua también vehicular en la educación de Cataluña y, en definitiva, a cualquier vínculo con el "Estado" español en su último acto como presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), cargo que dejará a partir de mayo. Concretamente, en la presentación este domingo de la nueva hoja de ruta de la entidad que refuerza, si cabe, sus postulados ultranacionalistas.

En su discurso después de la aprobación de la misma, y en conmemoración de los diez años de la ANC --entidad fundada en 2012, después de las protestas contra los recortes de la Generalitat, e impulsora del posterior procés secesionista catalán--, Paluzie ha realizado soflamas tales como afirmar que el Estado "engatusa con espejitos, como hacían los colonizadores españoles en América" y ha criticado que el independentismo no vaya a más y haga parones como los actuales, según sus palabras.

En este sentido, la dirigente secesionista ha lamentado que "mientras discutimos con Aragón en qué estación irán las pruebas de esquí alpino, el Estado ríe, porque nos tiene allí donde quería".

Incluir el castellano, "un error que ataca a nuestra columna vertebral"

También ha expresado su repulsa a la proposición de ley para modificar la Ley de Política Lingüística, después de que la justicia haya dictaminado que al menos un 25% de las clases deben impartirse en castellano en las escuelas catalanas: "Nuestros gobernantes están a punto de cometer un error que ataca a la columna vertebral" de Cataluña, ha dicho. A su modo de ver, resulta intolerable el bilingüismo y que la ley admita que esta lengua cooficial en la autonomía pase a ser también vehicular en las aulas.

"No os dimos nuestros votos, este 52%" --según sus palabras, aunque los tres partidos secesionistas (ERC, JxCat y la CUP) apenas sumaron el 48% de los votos en las pasadas autonómicas--, "para que hicierais esto con ellos", ha dicho. Y ha animado a los socios de su entidad a ejercer presión, con exigencia y movilización.

"Ofensiva por la independencia"

Paluzie también ha cargado contra la denominada "mesa de diálogo" entre el Gobierno español y los dirigentes de la Generalitat, que a su juicio sólo sirve para "hacerle un lavado de cara" al Estado. "Toda política que no hagamos nosotros será hecha contra nosotros", ha insistido.

En opinión de la máxima mandataria de la ANC, los "retrocesos" del secesionismo catalán vienen por "la combinación entre los miedos e intereses de los dirigentes", y ha abogado por retomar la ofensiva por la independencia, en palabras textuales.

Hoja de ruta marcada por la confrontación

La hoja de ruta de la ANC marca tres objetivos estratégicos de la entidad: "liderar y consolidar" el movimiento secesionista, incrementar la presión sobre las instituciones y los partidos e impulsar la acción de la ANC internacionalmente.

Asimismo, insta a fortalecer las relaciones entre el territorio catalán, mantener vivo el compromiso con lo que denomina "el mandato del 1-O" --en alusión al referéndum ilegal de secesión de 2017-- e implementar una estrategia de confrontación y luchar por lo que considera "defensa del catalán".

"A España sólo se le puede derrotar"

"Construimos e impulsemos la soberanía en todos los sectores posibles, en el sentido de desconexión y no dependencia de los poderes políticos, económicos o de la administración del Estado español", concluye el texto.

En este sentido, la dirigente ultranacionalista ha enfatizado que "esta sí que es una lección aprendida: el Estado español no negocia, al Estado español solo se le puede derrotar, como hicimos el 1-O y luego no seguimos. Lo volveremos a derrotar. Solo entonces, quizá, como hicieron con Cuba, el Estado estará dispuesto a negociar algo, pero ya será tarde".