Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Decenas de trabajadores de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona / EFE

Nissan: ofensiva política con la lupa puesta en Frank Torres

Semanas decisivas en las negociaciones, a la espera de que el Gobierno presente un plan alternativo al cierre y que el directivo designado por la empresa japonesa tenga suficiente margen de maniobra

9 min

Comienzan semanas decisivas para la crisis de Nissan. La unidad de acción de las administraciones con los agentes económicos y sociales son la punta de lanza de una ofensiva política que ha puesto la lupa en el directivo designado por la compañía japonesa para proceder al cierre, Frank Torres. En paralelo, el Gobierno ha intensificado su presión tras conocerse los informes de la propia multinacional, que cifra en 1.450 millones de euros el coste de abandonar Cataluña (indemnizaciones a los trabajadores, devolución de subvenciones…) .

De ahí que la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, asegurara que la planta de Barcelona es económicamente sostenible, pues un proyecto industrial para las fábricas estaría en torno a los 400 millones. Será determinante, en este sentido, el plan que el Ejecutivo presente a Nissan. A nivel autonómico, también se intenta estrechar el cerco parlamentario, lo que ha puesto de manifiesto la insignificancia del Govern en la búsqueda de soluciones, tanto en su capacidad de interlocución como en la ausencia de una política industrial sólida que permita reconvertir el sector de la automoción.

El ex director general de Nissan España, Frank Torres, responsable del cierre de las plantas en Cataluña / EP
El ex director general de Nissan España, Frank Torres, responsable del cierre de las plantas en Cataluña / EP

El papel de Torres

Las miradas políticas están centradas en Frank Torres, exdirector de Nissan Motor Ibérica designado por la empresa nipona para proceder a la deslocalización. Respecto al papel de Torres en la búsqueda de una solución, fuentes conocedoras de las negociaciones apuntan pros y contras.

A favor: “Conoce la casa, tiene peso global en la empresa, fue responsable de Nissan en Rusia y tiene hilo directo con Japón”. Además “es catalán y reside en Barcelona”. En contra: “No está claro el margen que tiene para llegar a acuerdos”. Y, como publicaba este domingo Coche Global, su promesa incumplida de que la inversión de 100 millones para producir el nuevo modelo Pulsar permitiría crear 1.000 empleos en Barcelona y otros 3.000 en proveedores de componentes.

La ministra Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, encargada del sector del automóvil / EUROPA PRESS
La ministra Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, encargada del sector del automóvil / EUROPA PRESS

Comparecencia en comisiones parlamentarias

De cualquier forma, hay consenso respecto a que Torres tiene un perfil negociador mejor que su predecesor, Genís Alonso. Tiene la oportunidad de demostrarlo en una reunión conjunta de las comisiones de Empresa y de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias del Parlament, pues PSC-Units han pedido su comparecencia junto a la del propio Alonso; el director de Relaciones Institucionales, Juan Luis Pla de la Rosa, y el presidente de Nissan Europa, Gianlucca de Ficchy.

Todos los partidos catalanes han presentado iniciativas para esclarecer los motivos del cierre de la planta, así como las posibles alternativas a los despidos. La idea es que esa petición de comparecencias sea tramitadas de urgencia por la Mesa del Parlament, que deberá determinar si se sustancia en un debate específico sobre Nissan, en la línea de la propuesta de resolución (PR) aprobada por unanimidad en el último Pleno de la Cámara Catalana.

 

 

Los trabajadores de Nissan colapsan la Diagonal de Barcelona (04/06/2020)  /  EP

Reproches al Govern

Esta PR fue presentada por Ciudadanos y establece que, en un plazo máximo de dos meses, se celebre esa sesión monográfica. E implica un serio correctivo a la política industrial de la Generalitat.

“El sector del automóvil se enfrenta a una serie de retos tecnológicos, sociales y medioambientales que harán modificar sustancialmente su modelo actual de negocio. Este sector ya está modificando su estrategia productiva hacia un modelo mucho más mecanizado con la incorporación de la robótica en toda la cadena de montaje y hacia la producción del automóvil eléctrico”, indica la iniciativa.

Por eso “el Gobierno de la Generalitat debería haber hecho un esfuerzo para garantizar un desarrollo sostenible en el ámbito económico, social y ambiental aplicando principios de sostenibilidad de forma transversal”. Respecto a la crisis de Nissan “el Govern se ha dedicado a otros menesteres, no ha sabido reaccionar con la debida diligencia ante la gravedad de la situación, esperando que el tiempo lo solucionara. La emergencia sanitaria ha acelerado este proceso y ahora es necesario, más que nunca, que el conjunto de administraciones busquen las alternativas y soluciones más adecuadas para asegurar el mantenimiento del empleo y la generación de riqueza en nuestra comunidad”, indica la PR.

Proclaman los firmantes de la iniciativa que la Generalitat “debe tener como prioridad el desarrollo de la industria catalana y por el sector automovilístico en concreto, que no se ha demostrado en las actuales dotaciones presupuestarias establecidas para este fin a los Presupuestos de 2020. Tampoco se ha visto un claro interés para solucionar el grave problema del Centro de Formación Profesional de Martorell, que podría proveer de mano de obra cualificada en el sector y ser un punto de anclaje de la industria en el territorio”.

La carta a Makoto Uchida

También en el Congreso de los Diputados se están llevando a cabo iniciativas conjuntas, como la carta enviada al presidente de la multinacional, Makoto Uchida, firmada por la mayoría de partidos, en la que se apoya la continuidad de Nissan y se recuerda que la factoría “sostiene miles de empleos y centenares de empresas en nuestro territorio, de ahí el apoyo constante y las ayudas cuantiosas que Nissan ha venido recibiendo del conjunto de las administraciones desde hace años”.

Las fuerzas políticas parlamentarias entienden que  “la continuidad de la actividad” en Barcelona “sería una buena noticia” para la propia Ciudad Condal, para Cataluña, para España, para Europa, “y también para su compañía”. Aseguran que “las estrategias para modernizar el modelo productivo, en favor de la transición ecológica, la transformación digital y la movilidad sostenible conducen inexorablemente a un respaldo firme para el conjunto de la industria automovilística”.

Unidad de acción

En paralelo, las administraciones han intensificado sus contactos con los agentes económicos y sociales. La semana pasada, Maroto mantuvo una reunión telemática con Àngels Chacón, consejera de Empresa; Jaume Collboni, primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona; Laura Campos, alcaldesa de Montcada i Reixach; Manuel Enric Llorca, alcalde de Sant Andreu de la Barca; Javier Pacheco, secretario general de CCOO de Cataluña; Camil Ros, secretario general de UGT de Cataluña; Pedro Ayllón, secretario general de la Federación de Industria de USO; Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball Nacional; Teresa Cunillera, delegada del Gobierno en Cataluña, Raül Blanco, secretario general de Industria y Pyme del Ministerio, y Pere Navarro, Delegado Especial del Consorcio Zona Franca de Barcelona.

En ese encuentro se conjuraron para “reforzar la unidad de acción en las próximas semanas, con el objetivo de instar a la empresa japonesa a cumplir con su responsabilidad social con el territorio que la ha acogido durante cuarenta años”, así como reiterar la viabilidad de las plantas.

unidad
Unidad de acción para salvar Nissan
Destacadas en Política