Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Concentrados en el corte de la Meridiana / EC

Una familia denuncia agresiones sufridas en el corte de la Meridiana ante la policía

Una mujer, un hombre y el padre de este se enfrentaron a los independentistas para proteger a un motorista que estaba siendo agredido

3 min

Las agresiones ocurridas en la avenida Meridiana durante los cortes independentistas acaban en manos de la policía. Un hombre de 42 años ha interpuesto una denuncia ante los Mossos d'Esquadra por los golpes recibidos al tratar de defender a un motorista que intentó atravesar la vía mientras que se procedía la concentración nacionalista catalana. 

El denunciante y el conductor de la moto no fueron los únicos golpeados. La mujer del primero, de 44 años, y su padre, de 70, también fueron agredidos en el suceso.

Patadas y empujones

El hombre explicó a la policía catalana que recibió "varios empujones" por parte de los manifestantes que cortan el tráfico de la Meridiana desde hace cerca de 150 días, según publica e-notícies. Llegaron a tirarle al suelo, donde "recibió una patada en la cabeza". 

Tanto él como los miembros de su familia intervinieron al ver cómo el motorista, que intentaba esquivar el corte pasando por una de las aceras de la avenida, era golpeado. Durante el suceso, ocurrido el 25 de febrero, los manifestantes alzaron gritos entre los que se escuchaba, entre otros, "facha" y "fascista". Algunos usuarios colgaron vídeos en sus redes sociales en estos mismos términos durante aquella noche. 

Tercera denuncia

Esta es la tercera denuncia presentada ante los Mossos que se conoce en relación con agresiones en los cortes de la Meridiana. Esta misma familia interpuso otra acusación y, anteriormente, hizo lo propio un periodista que fue golpeado e insultado cuando grababa a los concentrados. 

No son los únicos sucesos ocurridos en estas concentraciones, muy criticadas tanto por los comerciantes como por los vecinos. La Guardia Urbana alertó de que el 25 de enero un grupo de encapuchados se encaró con "actitud violenta" contra residentes y contra ellos mismos. Tres días después, reportaron actuaciones "hostiles" de estos contra los vehículos que por allí pasaban, a los que "golpearon a patadas y puñetazos". Todo ello, con la connivencia del Govern, que permite este acto de manera sistemática y que ha llegado a asegurar que "no pueden hacer nada" para evitarlo. 

Destacadas en Política