Menú Buscar
Ferran Mascarell, exportavoz de la Crida destituido y alcaldable por Barcelona / CG

Mascarell lanza su candidatura para forzar su integración en la lista de Puigdemont por BCN

El exdirigente socialista reclama la "máxima unidad" del independentismo, con la idea de ser alcaldable por Barcelona o formar parte de una lista al Congreso

28.02.2019 00:00 h. Actualizado: 28.02.2019 01:17 h.
4 min

Ferran Mascarell insiste. Quiere que el independentismo logre “la máxima unidad” y lanzará este próximo lunes su candidatura para forzar su integración en la lista que promueve Carles Puigdemont al Ayuntamiento de Barcelona, con la Crida per la República, que todavía no ha resuelto la relación que tendrá con el PDeCAT. Sin embargo, Mascarell también piensa en las elecciones generales. Se celebrarán antes, el 28 de abril, y pide que se pueda contar con él, consciente del enorme caos que existe en todo ese espacio postconvergente.

Mascarell ha organizado un acto en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) para este lunes, con el lema “Unidad para hacer la mejor ciudad del mundo”. Ese lema forma parte de su programa de ciudad, con el que pretende aunar la gestión de la capital catalana con el impulso como capital de Cataluña, y, por tanto, con la apuesta por la independencia. Exdirigente socialista, delegado del Govern de la Generalitat en Madrid, Mascarell entiende que puede ser un buen candidato o a la alcaldía o formando parte de una lista al Congreso de Diputados.

Impulso de Junts per Catalunya

Pero esa segunda pretensión sería una alternativa. Su objetivo es Barcelona. Y en ese caso las diferencias son importantes. Por un lado, Puigdemont pretende que encabece la lista un dirigente fiel, que podría ser Jordi Sànchez, aunque ese nombre se ha lanzado desde su entorno sin tener en cuenta que todo se deberá consensuar con el PDeCAT, que no desea ese nombre.

Ferran Mascarell, junto al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont / EFE

Carles Puigdemont y Ferran Mascarell

El acuerdo alcanzado en las últimas semanas pasa por Joaquim Forn, como cabeza de lista, que ya ha logrado un cierto impulso en las encuestas, como muestra el tercer sondeo sobre las elecciones municipales de Crónica Global. El problema es que Forn, que está siendo juzgado en el Tribunal Supremo por el proceso soberanista y el referéndum del 1 de octubre, no podrá ejercer el cargo. El liderazgo efectivo lo tendrá quien ocupe el número dos. Y en esa posición se mantiene la opción de la consejera de Presidencia, Elsa Artadi.

Rull, ¿al Congreso?

Pero la irrupción de las elecciones generales ha trastocado los planes. El PDeCAT apoya la opción de Josep Rull como candidato al Congreso, un nombre que se propuso, de hecho, desde el entorno de Puigdemont. Sin embargo, ese plan ha quedado suspendido, por ahora. Y Puigdemont valora otros nombres, que podrían pasar por Mascarell.

De todo ello pretende hablar el propio Mascarell el lunes, con el objetivo de mantener esa unidad independentista que tiene otro nombre: el de Jordi Graupera, que, con su marca electoral, Barcelona és capital, no tiene garantizada la representación en el consistorio.

Rectificar el caos de los postconvergentes

Graupera, sin embargo, a pesar de la presión que recibe, y de los comentarios en público y en privado de ese entorno de Puigdemont y también del PDeCAT, se resiste a integrarse en ninguna lista y está dispuesto a concurrir en las elecciones, pase lo que pase. Mascarell ha contactado con él y mantiene una buena relación desde hace meses. Pero no se ha traducido en nada concreto.

Todo ese mundo, que se puede calificar de postconvergente, no pasaría de los cinco concejales, según el mismo sondeo de Crónica Global. Esas cinco actas en el Ayuntamiento serían del todo insuficientes para lograr una coalición de gobierno con Esquerra Republicana. Y eso es lo que Mascarell intentará rectificar, con su acto el próximo lunes.