Menú Buscar
El candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, Ernest Maragall, junto a Elisenda Alamany y Miquel Puig / EFE

Maragall ofrece a Colau y Artadi un pacto de investidura que habla de referéndum

El candidato de ERC veta a su expartido, el PSC, acusándole de estar en el "bando de la represión"

28.05.2019 19:47 h.
5 min

Ernest Maragall, ganador con ERC de las elecciones municipales en Barcelona, ofrecerá este miércoles a los comunes de Ada Colau y a la candidata de JxCat, Elsa Artadi, un acuerdo para su investidura como alcalde, previo a una negociación sobre el futuro gobierno municipal, que aludirá a la "libertad de los presos" independentistas y a un referéndum secesionista.

Maragall propone un acuerdo de investidura a Colau y a JxCat

"Estoy planteando un acuerdo de investidura a tres", ha explicado Maragall en rueda de prensa, apuntando que deja para una segunda fase la negociación de un acuerdo de gobierno local en el que se "profundice" y se trabaje para resolver las "contradicciones" entre Barcelona en Comú y JxCat, aunque no descarta gobernar en solitario si no resulta posible ese pacto a tres bandas.

Objetivos "soberanistas"

Maragall ha añadido que en el plenario de constitución del nuevo consistorio, el próximo 15 de junio, espera establecer las bases de su proyecto con propuestas concretas, tanto iniciativas de igualdad social como objetivos "soberanistas" como la libertad de los políticos en prisión preventiva por el procés, el retorno de "exiliados", o la celebración del denominado referéndum de "autodeterminación". 

El candidato de ERC ha explicado que los barceloneses votaron a opciones progresistas, y también "a favor de los conceptos de libertad y democracia", y de un referéndum, ámbito en el cual ubica a 25 ediles: los 10 de ERC, los 10 de BComú y los 5 de JxCat, heredera de la antigua CiU.

Primero, Artadi

Maragall se reunirá primero con Artadi y después con Colau. Ha explicado que ERC ya ha articulado un equipo negociador --liderado por Robert Fabregat--, e iniciado "las primeras gestiones hacia el pleno de constitución" del 15 de junio, que dará paso a un alcalde republicano, según ha dicho.

Maragall ha resaltado que ahora se centran en conseguir un acuerdo de investidura que les permita "empezar con la máxima fuerza y la máxima coherencia", y después abordar la definición de un programa o acuerdos de gobierno, momento en que se constatarán límites y contradicciones si conviene.

El 'procés', prioritario

Preguntado por los medios, ha opinado que JxCat está en condiciones de aceptar un acuerdo de investidura en este sentido: "Estoy convencido de que JxCat y BComú están igualmente interesadas en los derechos, y la libertad de los presos y la celebración de un referéndum", ha insistido.

A preguntas de los medios, ha descartado excluir a BComú o a JxCat de las negociaciones: "No tiene sentido partir de una supuesta exclusión absoluta, mutua y apriorística. Aquí hay intereses de ciudad de poder dar respuesta tras resultados claramente progresistas y comprometidos con la democracia".

Colau, ¿alcaldesa?

Sobre la posibilidad de que Ada Colau sea investida alcaldesa con los votos de su partido, del PSC y al menos tres de la plataforma de Manuel Valls, el dirigente ha dicho que le corresponde a ERC liderar el proceso: "El resto es ruido, ruido interesado, especulación. Lo que nos corresponde es no tener en cuenta nada más que el interés de la ciudad".

"Estas posiciones van contra el interés de la ciudad y de lo que expresaron los ciudadanos en las urnas", que es progreso social y la conquista de derechos y libertades, ha asegurado.

Veto a su expartido

El exdirigente socialista, sin embargo, ha remarcado que no está dispuesto a pactar con su antigua formación, el PSC, a pesar de que cuenta con 8 concejales: "Está del bando de la represión, que nos someten a una subordinación inaceptable".

Maragall ha destacado que el viernes se reunirá también con el cabeza de lista de JxCat, Joaquim Forn, en la prisión madrileña de Soto del Real. Ante una eventual suspensión de Forn en el pleno, Maragall ha asegurado que defenderá hasta el límite y hasta las últimas consecuencias que pueda ser concejal y estar en el Ayuntamiento. Y ha asegurado desconocer si hay argumentos jurídicos que puedan provocar la suspensión de Forn.