Las conclusiones más personales de Valls sobre el 'procés'

El ex primer ministro francés aporta su visión fruto de la experiencia directa, así como de las influencias de figuras como Josep Tarradellas, Fernando Aramburu, Josep Borrell o Sandrine Morel

Manuel Valls en la presentación de su libro 'Barcelona, torno a casa'
08.11.2018 00:00 h.
8 min

El ex primer ministro francés y candidato a la Alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, es una de las figuras de mayor renombre internacional que se han posicionado más claramente en contra del llamado procés independentista promovido por los sucesivos gobiernos de la Generalitat.

Más allá de sus pronunciamientos públicos en eventos organizados por entidades como Societat Civil Catalana o en entrevistas a los medios, el político nacido en el barrio barcelonés de Horta reflexiona en su nuevo libro, Barcelona, vuelvo a casa (Ed. Espasa), sobre las causas del auge del nacionalismo.

Portada del libro 'Barcelona, torno a casa', de Manuel Valls

Portada del libro 'Barcelona, torno a casa', de Manuel Valls

El candidato a la alcaldía de la capital catalana considera que en ningún caso el procés ha sido un fenómeno surgido de la ciudadanía, sino todo lo contrario: un proyecto político que nació “de arriba abajo”. Valls reflexiona y ofrece una serie de conclusiones de un camino hacia ninguna parte que empezó con la llegada de Jordi Pujol al frente de la Generalitat.

“No tienen reparo en mentir”

El ex primer ministro francés aborda el procés como una “crisis” de la que también pueden salir “oportunidades”. Pero este optimismo no resta dureza a sus argumentos: “[El procés] nos permite hacer un análisis de lo sucedido que nos permite darnos cuenta hasta dónde nos lleva el nacionalismo mal entendido y el populismo de unos dirigentes capaces de cualquier cosa con tal de mantenerse en el poder, incluso de iniciar una deriva, un proceso que perjudica gravemente a los ciudadanos, a los que no tienen el menor reparo en mentir”.

Vínculos rotos con España

La influencia del pensamiento del expresidente de la Generalitat Josep Terradellas está muy presente en toda su obra. Valls recurre a las advertencias del exmandatario catalán exiliado durante el Franquismo sobre la llegada de Pujol: “Los vínculos de comprensión, buen entendimiento y acuerdos constantes de los que habla Tarradellas empezaron a romperse en 1981, circunstancia que algunos percibieron, y a día de hoy han llegado a destruirse por completo en una gran parte de la sociedad precisamente por culpa del procés”.

Manuel Valls en la presentación de su libro con Mario Vargas Llosa / EE

Manuel Valls en la presentación de su libro con Mario Vargas Llosa / EE

La falta de estándares democráticos

Otro de los aspectos en los que hace hincapié es en el carácter antidemocrático del movimiento secesionista. “El procés no ha sido más que un cúmulo de despropósitos. Más allá del hecho (evidentemente, muy relevante), que se realizara contra más de la mitad de los ciudadanos, como mínimo, debería llevarnos a un cuestionamiento de los estándares democráticos del procesismo".

La DUI “no tenía ningún recorrido”

Valls asegura que la culminación del procés, con la “esperpéntica declaración de independencia (DUI)”, no lleva a ninguna parte que no sea “el dolor, la frustración y la confrontación”. De forma retórica se pregunta qué hay que hacer una vez demostrado que la DUI “no tenía ningún recorrido”.

Los “mesías del independentismo”

Como Tarradellas, el ex primer ministro francés corresponsabiliza a algunos de los máximos dirigentes catalanes, como Carles Puigdemont o Artur Mas, de la deriva donde se ha llegado por su “ambición personal”. “Estos advenedizos, a los que en muchas ocasiones se les ha llamado mesías del independentismo, han ideado sus estrategias instalados en una ambición personal desmedida que siempre han sabido integrar a la causa”, sostiene.

Invitación a la presentación del libro de Manuel Valls en Barcelona

Invitación a la presentación del libro de Manuel Valls en Barcelona

Victimización

Valls también habla de “victimización” como una característica de las políticas llevadas a cabo por los nacionalistas. Ve en esta victimización una manera de “ocultar la incapacidad política del independentismo”. A modo ilustrativo explica como Artur Mas tapó las quejas de sus iniciales recortes presupuestarios al frente de la Generalitat con el procés: “Pese a sus desastrosas políticas de recortes, ha logrado pasar de ser abucheado a ser aplaudido simplemente elevando el tono de la queja en la que el independentismo estaba ya instalado".

Confrontación

El aspirante a convertirse en el primer edil de Barcelona también cita a Tarradellas y la “supuesta inacción del Estado”. Para el político es necesario abandonar la “confrontación constante entre quienes tienen los mismos objetivos” y encontrar la manera “de remar juntos en la misma dirección”.

“No hay presos políticos”

Uno de los pilares del Estado de Derecho es la separación de poderes. Valls se posiciona de forma categórica contra la presión a los jueces que ha ejercido en diversas ocasiones el secesionismo. “En España no hay presos políticos, hay políticos presos por razones distintas. Y los jueces deben actuar sin presiones”.

Un asunto europeo

Valls es una de las figuras que más han insistido en que, en Cataluña, se juega el futuro de Europa. Por esta razón en su libro insiste en que es un asunto europeo y lista algunas de las personalidades, como el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, o el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, que más claramente se han posicionado en la “imposibilidad” de una Cataluña independiente en el seno de la Unión Europea. “Los principales líderes europeos y su propia legislación dejan muy claro que no sería Cataluña expulsada de Europa, sino que se autoexpulsaría si en algún momento escindirse de España”.

Referentes

Además de su experiencia personal, Valls tiene como referencia de lo que sucede en Cataluña a personalidades de distinto ámbito. Desde la corresponsal de Le Monde Sandrine Morel, al ministro de Exteriores Josep Borrell, pasando por el escritor de Patria, Fernando Aramburu. “Leer Patria, de Fernando Aramburu, permite comprender hasta dónde puede llegar el odio en una sociedad donde todos se conocen. La cultura catalana, el catalanismo tal y como yo lo entiendo, es la mejor respuesta al secesionismo”, reflexiona.

¿Quiere hacer un comentario?