Menú Buscar
El exmayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, junto a otros altos cargos en el juicio de la Audiencia Nacional / EUROPA PRESS

Un mando de la Guardia Civil acusa a los Mossos de pasar información a los votantes del 1-O

El teniente del Instituto Armado ha relatado que un policía autonómico estaba en un grupo de WhatsApp en el que se seguía la pista de los agentes

4 min

El teniente de la Guardia Civil que instruyó el atestado entregado en el Juzgado de Instrucción número 4 de Lleida, encargado de investigar la actuación de los Mossos d’Esquadra durante el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, ha situado a un mando del cuerpo en un grupo de WhatsApp en el que los ciudadanos se organizaban para trata de impedir la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

A preguntas del fiscal Miguel Ángel Carballo, durante el juicio que se celebra la Audiencia Nacional contra la cúpula de los Mossos, el teniente ha relatado que descubrieron este hecho a raíz de la instrucción que llevó a cabo el juez de Lleida, que archivó al considerar que no había suficientes indicios contra los investigados. El miembro de la Guardia Civil ha relatado que el mismo 1 de octubre este magistrado le pidió información sobre la actuación de los agentes, ya que había abierto de oficio una investigación.

Los Mossos controlaban los desplazamientos

Del análisis de los audios, correos electrónicos y distintas comunicaciones telefónicas, el teniente ha indicado que encontraron conversaciones de las que se desprendían que los Mossos controlaban la posición y desplazamientos de los agentes de la Guardia Civil, así como que informaban de los mismos a los ciudadanos concentrados en los colegios electorales.

Según el teniente, los vecinos de Lleida estaban en comunicación con un alto de mando de los Mossos. “Se organizaban para impedir que actuáramos”, ha asegurado el testigo. El miembro de la policía catalana en contacto, según este, sería el inspector jefe de la Sala Regional, "la voz de mando por el que pasan todas las comunicaciones".

Audios con intrucciones

“Hay audios que son persecuciones", ha manifestado el teniente, que asegura que se vivió una “persecución” en su contra el 1-O. Así, según este, la coordinación entre ambos cuerpos no funcionó ya que, ha asegurado, los Mossos estaban colaborando con los votantes, pues conocían todos sus planes.

En este sentido, ha apuntado que los Mossos tenían contactos directos con la Assemblea Nacional Catalana(ANC), que entonces lideraba Jordi Sànchez, ya que en unas de las comunicaciones oficiales se escucha la petición de una patrulla de antidisturbios sobre el estado de un colegio, a instancias de una responsable de mesas electorales de esa asociación. La respuesta de la Sala es "recibido y ahora se lo haré saber a la ANC", ha informado y subrayado que esto es una muestra más de que "han colaborando de forma activa con las personas que organizaban el referéndum ilegal".

"Queríamos ir de la mano con ellos (Mossos), por sentido común" y "encontramos muchas dificultades, el trabajo fue tremendamente difícil", ha concluido, al mismo tiempo que ha hecho hincapié en que la estrategia de los Mossos era que la actuación de la Policía Nacional o Guardia Civil fueran "la noticia".