Menú Buscar
Reunión del comité federal del PSOE, con el presidente de la Mesa, José Blanco, a la derecha / EFE

La abstención en la investidura de Rajoy se impone en un PSOE dividido

La postura defendida por Susana Díaz ha ganado por 139 votos a favor frente a 96 favorables al "no"

4 min

La abstención en la investidura del líder del PP, Mariano Rajoy, se ha impuesto en la votación celebrada este mediodía en el comité federal del PSOE tras un intenso debate interno que ha puesto de manifiesto la división existente en este partido.

La postura defendida por dirigentes como Susana Díaz ha ganado por 139 votos a favor frente a los 97 miembros de la ejecutiva que han votado "no" a Rajoy. No se ha determinado todavía si la abstención será técnica (solo un grupo de diputados) o en bloque.

La respuesta del PSC

El PSC ya ha anunciado que no cumplirá la disciplina de voto. La decisión del comité federal permite a Rajoy ser reelegido presidente del Gobierno español. Mañana comienza la ronda de contactos del Rey con los grupos parlamentarios para preparar la sesión de investidura.

La votación ha tenido lugar después de las intervenciones oficiales a favor y en contra de una abstención, que provocó la caída de Pedro Sánchez, contrario a cambiar el “no” a Rajoy defendido inicialmente por la dirección del PSOE. Al cónclave, que ha comenzado a las 9.30 horas, han asistido 219 dirigentes acreditados y con la gran ausencia de Sánchez.

El papel de los veteranos

El debate ha sido intenso --medio centenar de peticiones de palabra-- y ha estado protagonizado por veteranos dirigentes socialistas como Elena Valenciano, Josep Borrell, Ramón Jaúregui y Miquel Iceta. El dirigente catalán se ha erigido como el principal opositor a entregar el Gobierno a un PP al que culpa de la deriva independentista, mientras que otro socialista favorable al "no", Patxi López, ha marcado perfil en una intervención interpretada como un pulso a Susana Díaz de cara al futuro. 

A favor de la abstención se presentó un documento que sugería una primera votación en la investidura en la que el PSOE expresaría un rechazo frontal a las políticas del PP, por lo que diría “no” a Rajoy. Pero con el objetivo de “desbloquear la excepcional situación institucional que sufre el país, el Grupo Parlamentario Socialista se abstendrá en la segunda votación del próximo debate de investidura”. Según este documento, que ha resultado ganador, la repetición de las elecciones “es gravemente dañina para la salud de la democracia” porque “prolongaría durante varios meses más el bloqueo político y la situación de desgobierno”.

A favor y en contra

A favor del “no” se defendió un texto, según el cual, "la abstención retrasaría unos meses la repetición electoral. Porque, o bien el PSOE se compromete con dar estabilidad a este Gobierno de la derecha, empezando por los Presupuestos para 2017 y siguiendo después con una sucesión de leyes y decretos incompatibles con nuestros principios, o lo más seguro es que en primavera nos encontrásemos ante una nueva cita electoral que algunos tratan de evitar ahora".

"El PSOE no puede ser compañero de viaje del Gobierno más insensible y neoliberal que ha sufrido España en todos sus años de democracia", avisan los partidarios del "no".

Concluye así una etapa traumática para el PSOE, amenazado por el sorpasso de Podemos y que actualmente carece de un liderazgo claro con el que remontar.