Menú Buscar
Oriol Junqueras, preso por el referéndum del 1-O, en una de sus salidas / EUROPA PRESS

Junqueras pide un tercer lugar de trabajo para poder salir de la cárcel

Tanto la Universidad de Vic como el monasterio de Poblet, las dos instituciones donde el secesionista iba a trabajar, continúan cerrados por la pandemia

3 min

Oriol Junqueras se busca la manera de pasar tiempo fuera de la cárcel de Lledoners, donde cumple la condena de 12 años por su implicación en el procés. Primero fue contratado por la Universidad de Vic, un permiso que quedó paralizado por la llegada del coronavirus. Más tarde se anunció que trabajaría en el monasterio de Poblet pero este también mantiene sus puertas cerradas por la pandemia. Así que ahora, el reo ha pedido un tercer cambio de lugar de trabajo para poder salir del centro penitenciario. 

La junta de tratamiento de Lledoners ha dado su visto bueno a esta nueva variación laboral, según ha informado la Consejería de Justicia de la Generalitat. El nuevo permiso de Junqueras, mediante la aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario, será de cuatro días a la semana durante 10 horas por jornada. 

Cambio de permiso

El tiempo que pasará el líder de ERC fuera de la prisión es menor que el ofrecido el 7 de mayo, cuando se le permitió incorporarse en el archivo del monasterio de Vimbodí i Poblet durante cuatro días semanales hasta un máximo de 12 horas diarias. La reducción del tiempo está relacionada, según fuentes del partido independentista, con la cercanía del nuevo centro de trabajo, con lo que destinará menos tiempo al desplazamiento.

Sin embargo, la jornada laboral actual de Junqueras es mayor que la que habría realizado en el centro universitario de Vic, donde le fue concedido un permiso de tres días a la semana durante seis horas cada uno, como máximo.

Recuperar horas perdidas

La decisión de la junta de tratamiento de Lledoners es temporal y tiene como objetivo que Junqueras recupere las horas pendientes de sus salidas laborales que no ha podido llevar a cabo durante el estado de alarma.

En este nuevo lugar el reo seguiría sus labores de la universidad hasta que pueda incorporarse al archivo monasterial, al que espera poder ir más adelante, según fuentes de ERC.