Menú Buscar
El ahora vicepresidente del Comité de Gobierno de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), Brauli Duart, que ha desatado una guerra por el control de los medios públicos como TV3

Guerra entre PDeCAT y ERC por el control de TV3

Esquerra muestra su perplejidad por la decisión de los hombres de Mas de recuperar el mando de la CCMA en una batalla por el control de los medios públicos

5 min

Mal inicio de la legislatura si quieren gobernar juntos. La maniobra de Brauli Duart, un hombre de confianza del estrecho círculo de Artur Mas y Francesc Homs, de acceder por sorpresa a la vicepresidencia de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), un cargo con atribuciones como presidente, ha provocado una guerra entre PDeCAT y ERC. El comité de empresa de TV3 también ha entrado en el nuevo conflicto, que surge justo cuando se ha iniciado la nueva legislatura en el Parlament.

Los grupos políticos habían decidido antes del verano que la elección de los miembros de la Corporació se eligieran a través de la cámara parlamentaria. Duart se recupera ahora de la enfermedad que le apartó del ente público desde marzo de 2016 y dirigirá en los próximos meses el órgano de gobierno de los medios públicos de la Generalitat.

Búsqueda de argumentos jurídicos

Los republicanos han buscado argumentos jurídicos que expliquen esa decisión y no los encuentran. La dirección de Esquerra entiende que se trata de una “chapuza legal” y un “menosprecio” al Parlament. Todo ello, les lleva a considerar que los acuerdos en el consejo de gobierno de la CCMA que han llevado a Duart a la vicepresidencia son “nulos de pleno derecho”.

Si antes del verano se llegó a un principio de acuerdo para recuperar la ley de 2007 de la Corporació, según el cual corresponde al Parlament y “sólo al Parlament” elegir a los miembros del consejo de gobierno de la Corporació, esa decisión de Duart, tomada este miércoles, resulta una burla a los propios grupos parlamentarios.

Contra el control gubernamental

Duart, además, tendría únicamente tres meses por delante para mantener esa responsabilidad. En marzo caduca su nombramiento. De los seis miembros de la Corporació, tres tienen sus mandatos vencidos. Y en marzo ocurre lo mismo con los otros tres que conforman el órgano directivo. Se trata de Núria Llorach, (propuesta por CiU), que ha cedido la vicepresidencia a Duart --cabe tener en cuenta que ella accedió a esta cargo para sustituir al propio Duart en marzo de 2016--; Armand Querol (PP); Josep Vilar (PSC); Rita Marzoa (ERC); Antoni Pemán (CiU); y el propio Brauli Duart.

El comité de empresa de TV3 ha calificado de “vodevil” lo que está ocurriendo en la Corporació. Y pide de forma urgente al nuevo Parlament “la reforma de la Ley de la CCMA, para desligarla del control gubernamental, y, sin demora, que se resuelva el golpe del IVA”, que ha castigado las finanzas de la televisión pública catalana hasta el punto de cerrar algunos programas en antena.

Sobre la sustitución de Duart, se considera que parece “irregular”. Añade que “es muy posible que sean ilegales y que tengan como objetivo eludir, una vez más, el Parlament que es el organismo que debe ratificar el presidente de la CCMA, pero hasta ahora los dirigentes de la Corporació han hecho y deshecho sin impedimentos”.

Posible impugnación del acuerdo

La figura de Duart crea sarpullidos entre los representantes de los trabajadores de TV3. Recuerdan que fue este directivo el que “llevó a la supresión de canales de emisión, recortes para la plantilla, despidos, intentos de privatización de la parte comercial y la injustificada petición de prisión para un empleado”.

Esquerra insiste en que esa cuestión puede complicar las cosas con el PDeCAT cuando esa relación resultará clave en los próximos días para la elección del próximo presidente de la Generalitat. No se descarta impugnar el acuerdo sobre el nuevo nombramiento de Duart ante la jurisdicción contenciosa administrativa.