Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La Reina junto a los acompañantes de los participantes en la Cumbre de la OTAN de Madrid en el Teatro Real / CASA REAL

'Flamenco Real', el broche final para los acompañantes de los líderes de la OTAN

El Teatro Real de Madrid fue el escenario que cerró el ciclo de la agenda de la reina Letizia durante la cumbre mundial celebrada esta semana en Madrid

3 min

La reina Letizia, quien capitaneó la comitiva para los acompañantes de los líderes mundiales de la OTAN, cerró su ciclo de actividades en el Teatro Real de Madrid. Flamenco Real, que alcanza la cuarta edición, fue el gran expositor de este arte universal.

El flamenco cobró protagonismo, junto a otros puntos del espectáculo, durante esta última cita del programa con los acompañantes de los líderes de la Alianza del Atlántico Norte. En concreto, destacaron tres disciplinas: el cante, el toque y el baile.

Acompañantes

En este último acto, que cerró la agenda de la Reina, estaban, como representación femenina, la primera dama de Francia, Brigitte Macron; la de Albania, Linda Rama; la belga, Annik Panders; la pareja del primer ministro australiano, Jodie Haydon; la esposa del secretario general de la OTAN, Ingrid Schulerud; la esposa del líder letón, Andra Levite; la primera dama de Macedonia del Norte, Elizabeta Pendarovska; su homóloga lituana, Diana Nausèdiene; la de Montenegro, Lidija Dukanovic; la de Chipre, Andri Anastasiades; la de Polonia, Agata Kornhauser-Duda; y la croata, Sanja Music Milanovic. También se encontraba en el acto Begoña Gómez, la esposa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Los únicos hombres que acompañaban a la Reina en el evento eran Juraj Rizman, pareja de la presidenta de Eslovaquia, Zuzana Čaputová, y Gauthier Destenay, el marido del primer ministro de Luxemburgo, Xavier Bettel. En este acto, no obstante, no pudo asistir Jill Biden, la primera dama de Estados Unidos.

Actuaciones en el Teatro Real

Además del flamenco, los acompañantes pudieron disfrutar de Nabucco. La monarca, junto al resto de representantes, asistieron en directo a uno de los ensayos de la ópera de Verdi, que regresa al Teatro Real bajo la dirección de Nicola Luisotti.

El flamenco, emblema de España en esta representación particular, vino de la mano de Kiki Morente, hijo de Enrique Morente, que tocó una de las seguidillas de su padre junto a la bailaora Belén López.