Menú Buscar
Cuixart, en una de sus salidas de la cárcel / EUROPA PRESS

Fiscalía rechaza el permiso penitenciario de Cuixart: "No está arrepentido"

El ministerio público se opone a la decisión de la Junta de Tratamiento por prematura e Injustificada, y avisa de que el presidente de Òmnium no ha asumido los hechos como delictivos

5 min

La Fiscalía de Vigilancia Penitencia de Barcelona rechaza el permiso que la Junta de Tratamiento propuso para el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, en fecha 5 de marzo del 2020. Considera el ministerio público que el condenado no está arrepentido y tiene en cuenta la publicación de su último libro Ho tornarem a fer.

Recuerda el ministerio fiscal que Cuixart "fue condenado por la Sala 2ª del Tribunal Supremo mediante sentencia de 14 de octubre de 2019, fecha relativamente reciente, a la pena de nueve años de prisión por la comisión de un delito de sedición, conducta desarrollada de manera prolongada y progresiva en el tiempo y que cometió aprovechando su condición de presidente de la entidad Omnium Cultural, por lo que no cabe desconocer la gravedad del delito cometido y el bien jurídico atacado, no resultando procedente la concesión del permiso con base al cumplimiento objetivo del mínimo de la cuarta parte del total de la pena impuesta, teniéndose que valorar el delito en concreto y su forma de comisión, puesto que no todos los delitos son iguales, ni tienen el mismo reproche social".

"Conductas inadecuadas"

Considera "prematura" la concesión del permiso pretendido y el reconocimiento, por parte del condenado, de los hechos recogidos en la sentencia "siendo consciente de que con su actuación se generaron algunas conductas inadecuadas, pero del todo imprevisibles y que puede ser que las cosas se pudieran haber hecho de otra manera". La Fiscalía subraya que la valoración que el interno hace de los hechos declarados probados en la sentencia condenatoria, así como de los actos protagonizados por el mismo el día 20 de septiembre de 2017 ante la sede de la Consejería de Vicepresidencia "es que simplemente fueron unas conductas inadecuadas, lo que supone un reconocimiento de los hechos y de las consecuencias de los mismos, pero una particular interpretación de estos, calificándolos como simples conductas inadecuadas, por lo tanto, del informe del jurista se deriva que no existe un reconocimiento del delito".

"El interno puede que reconozca los hechos recogidos en sentencia y asuma las consecuencias de ellos, pero hace su propia interpretación de los mismos, no considerando que estos sean un delito", puesto que la existencia de una “ley superior” justifica su actuación "lo cual supone negar el estado de derecho, desprendiéndose que no presenta voluntad de cambio ni arrepentimiento por los hechos cometidos".

El libro 'Ho tornarem a fer'

En su escrito, recuerda que el interno manifestó en el ejercicio del derecho a la última palabra en el acto de juicio que “todo lo que hice lo volvería a hacer y no me arrepiento” habiendo publicado recientemente el libro titulado Ho tornarem a fer, libro que ha escrito desde su estancia en prisión, lo que pone en evidencia, sin perjuicio de su libertad de expresión, su posicionamiento". Concluye que es muy difícil detectar una posibilidad de reeducación y reinserción en quien, como aquí sucede, en realidad no ha asumido la comisión de los hechos por los que cumple condena, existiendo el riesgo de que el permiso se use para la realización de conductas contraproducentes para los fines de tratamiento penitenciario

Tras la impugnación del ministerio público, ahora deberá decidir el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. Sobre la situación de Cuixart hay varias causas pendientes de recursos de apelación en la Audiencia:  el permiso que la Junta  de Tratamiento propuso en el 23 de enero en apelación y la propia aplicación del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario.