Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Registro de la Guardia Civil contra los CDR en España / EFE

Europol advierte del "aumento del terrorismo separatista" en España

La organización policial paneuropea alerta de un "incremento" de los ataques en 2020, y cita también el arresto de un yihadista en Barcelona

5 min

Europol advierte sin ambages sobre un "aumento del terrorismo separatista" en España. La organización policial paneuropea alerta del incremento de ataques por parte de bandas "secesionistas y etnonacionalistas" en el país. 

Lo hace en su informe anual sobre actividad terrorista en la Unión Europea, publicado esta semana y que se puede consultar en este enlace. En el trabajo, el ente de coordinación recuerda que "Francia y España detectaron 14 ataques terroristas por parte de separatistas y nacionalistas en 2020". La mayoría de estos actos de terror fueron "incendiarios" o se cebaron con "infraestructuras". 

"Aumento" en España

La policía constata un "crecimiento" de la "actividad separatista violenta" en 2020 comparado con el año precedente. Ocurrió, según destaca Europol, "pese a los llamamientos por parte de grupos secesionistas para hacer un viraje hacia la actividad no violenta". Algunos extremistas hicieron caso omiso de ese relato y "perpetraron actos violentos", lo que refleja "un cambio hacia tácticas mucho más agresivas" por parte de la "escena separatista". 

¿A quién cita Europol? Recuenta "nueve ataques" en 2020 que pueden ser clasificados como "terrorismo" en España. Los actos incluyeron vandalismo "incendiario". La mayoría de ellos fueron cometidos por miembros de Segi en apoyo a "los presos de ETA en huelga de hambre". Además de referirse a los antisistema vascos, la organización policial da cuenta del "cese de actividad" de Resistencia Galega, de Galicia, pero no de los CDR de Cataluña, cuya facción más extremista fue desarticulada por la Guardia Civil en 2019. 

Barcelona, en el punto de mira del yihadismo

La recopilación anual del organismo que dirige la comisaria Catherine de Bolle cita Cataluña en una sola ocasión. Lo hace para dar cuenta del arresto en mayo de 2020 de un yihadista que vivía en un piso okupado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, como explicó este medioEuropol subraya que el arrestado por la Guardia Civil "vulneró las medidas de confinamiento contra el Covid-19" para vigilar, presuntamente, comisarías de policía, el metro, plazas turísticas y lugares de culto. El informe destaca el "contacto directo" con el Daesh del detenido, y lo describe como "altamente radicalizado". 

El arresto de Barcelona es pues la única iniciativa terrorista del yihadismo​ "desmantelada o abortada" por las fuerzas de seguridad en España en 2020. El año pandémico, de hecho, marcó un descenso de los arrestos de miembros de esta corriente islamista radical en el país, con 37 detenciones, por 56 en 2019 y 29 en 2018. 

Extrema derecha, cinco detenciones

En el capítulo de la extrema derecha, Europol recuenta cinco arrestos en España en 2020, frente a uno en 2019 y ninguno el año anterior. De hecho, la policía europea destaca el cerco a los ultras de los cuerpos de seguridad. Enfatiza en su informe que "grupos neonazis y supremacistas blancos fueron desmantelados y/o prohibidos en varios países miembros de la UE, incluyendo Alemania y España". El objetivo de estos grupúsculos era "atacar a los que ellos consideran como no-blancos", como "judíos o personas de fe musulmana", o destruir "el orden democrático" para crear "comunidades basadas en su ideología racista". 

Globalmente, España fue el tercer país de la Unión Europea con más arrestos por delitos relacionados con el terrorismo. Las fuerzas de seguridad pusieron bajo custodia a 57 personas, frente a las 127 de Francia y a las 61 de Bélgica. Península y archipiélagos sufrieron nueve ataques terroristas, todos ellos vinculados con el separatismo. Italia sumó 24, todos ligados al anarquismo y extremismo de izquierdas, por 15 Francia (entre ellos, ocho yihadistas y cinco separatistas). La justicia española aseguró 32 condenas por terrorismo el año pasado, lejos de las 155 de Francia y las 67 de Alemania.