Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Carlos Seisdedos, experto en ciberinteligencia / NATIONAL CYBERLEAGUE

Carlos Seisdedos: "Telegram es la zona cero del yihadismo en las redes sociales"

El experto en ciberterrorismo explica que los muyahidines se amparan en el anonimato digital para promover su guerrilla cultural

9 min

Carlos Seisdedos es uno de los mayores expertos españoles en ciberterrorismo. Este perito judicial y auditor en ciberinteligencia de la firma IsecAuditors escudriña las redes sociales para averiguar el qué, el quién y el cómo del terrorismo cibernético. En esta entrevista, Seisdedos desgrana cuál es la red social favorita de los muyahidines y cómo ha evolucionado la yihad digital durante los últimos tiempos. La lucha contra el terror también se hace entre bits.

--Pregunta: Empecemos por lo básico: ¿qué es el ciberterrorismo?

--Respuesta:  Cuando hablamos de ciberterrorismo debemos tener presente los diferentes usos que los terroristas hacen del ciberespacio, pudiendo distinguir distintos ámbitos de actuación, de menos a más gravedad. La primera es la del ciberhacktivismo  donde mediante grupos afines a su ideología, realizan decaced , boicoteando webs cambiando la home con mensajes yihadista. Hay un segundo ámbito  que sería la ciberpropaganda, donde las agencias oficiales como AMAQ y no oficiales difunden mensajes proselitistas con intención de captación, siempre acompañados de contenidos  audiovisuales y multimedia, en este ámbito tambien encontramos los canales de actores pequeños que incitan a que los lobos solitarios cometan acciones, les brindan manuales... Y, por último, tendríamos el ciberterrorismo como tal, grupos que buscan poder crear el terror en el plano físico a través de ciberataques a depuradoras o infraestructuras críticas.

--¿Cuál es la red social donde el yihadismo se mueve más ahora mismo?

--Actualmente podemos considerar que Telegram es la zona cero del yihadismo en las redes. A raíz de una gran operación de Europol a partir de noviembre de 2019, Telegram quiso colaborar y permitió el cierre de miles de canales. Entonces parte de la actividad se trasladó a otras redes como TamTam o Rocket Chat. Pero Telegram considera que debe haber libertad de expresión y, pese a que se consiguió hacer una gran batida de grupos y perfiles, actualmente existen miles de canales yihadistas en Telegram que no se cierran hasta acciones puntuales de la policía.

--¿Hablamos de grupos públicos?

--Hay que diferenciar los grupos públicos de los privados, que son los realmente interesantes. Para entrar en ellos hay una labor de ingeniería social de muchas horas, incluso meses, para penetrar en los grupos donde se mueven los terroristas.

--¿Los yihadistas han abandonado Youtube?

--Siguen utilizando Youtube, pero de forma diferente a como lo hacía Al Qaeda. Todos recordamos cómo Bin Laden​ grababa sus vídeos y los enviaba a un mensajero como Al Jazeera para que luego los medios occidentales los rebotasen. Dáesh se dio cuenta de que debía llegar directamente al usuario, sin la censura de los medios. Por eso empezó a utilizar masivamente redes como Telegram aprovechando las condiciones de anonimato que proporcionan. Pero eso no significa que dejen de hacer uso de Youtube, Twitter o Instagram. Pero esas plataformas tienen bastantes elementos de control de contenidos.

Captura de pantalla de la agencia de noticias del Dáesh / CG

 

 

Captura de pantalla de la agencia de noticias del Dáesh / CG

--Le he oído decir que los propagandistas hacen uso incluso de Tik Tok...

--Se trata más bien de las personas que usan Tik Tok, que han consumido previamente ese vídeo y lo rebotan en la red. No lo hace la propia organización. Pero sí que se ha subido algún vídeo antiguo de un ataque con drones como si fuese un videojuego.

--¿Con esta estrategia de propaganda buscan nuevos adeptos o más bien no perder foco público?

--En los momentos iniciales su objetivo era la captación de consumidores de este tipo de contenidos que acabarán viajando a Siria o Afganistán para luchar con ellos. Pero cuando comenzaron a perder territorio, los terroristas empezaron a pedir a sus seguidores que no viajaran a Siria o Iraq, si no que cometieran acciones en Europa, por parte de los lobos solitarios. Pero también claro, buscan difundir su ideología.

--El Dáesh ha cometido todo tipo de atrocidades. ¿Se cortan a la hora de lanzar sus mensajes?

--Ahora mismo, todos los mensajes suelen tener un mismo hilo conductor. Se comienza presentando a los infieles como enemigos de nuestro pueblo, usando imágenes cadáveres de niños y destrozos realizados por la coalición. En paralelo, lanzan el mensaje donde señalan que hay que defenderse frente a estos ataques. Ahí es cuando usan todo tipo de material violento: ataques, decapitaciones... Cuando tenían más territorio, colocaban cámaras a sus soldados para grabar todas sus actuaciones. A partir de la pérdida de territorio, lo que publican son el resultado de los ataques, como los cuerpos destrozados de sus víctimas.

--¿Usan solo el árabe?

--Al principio prácticamente todas las reivindicaciones eran en árabe. Posteriormente han aparecido en inglés, francés y alemán. Y residualmente en castellano. Actualmente, el hispanohablante es un target muy importante para ellos y están haciendo un esfuerzo muy importante en que las noticias estén en castellano, aunque a veces son traducciones muy burdas. Hay que recordar que para ellos España sigue siendo Al-Ándalus, un territorio a reconquistar.

--¿Se puede rastrear toda esta actividad digital?
 
--Depende mucho de las características del terrorista. Hay usuarios muy profesionales y otros gente menos competentes, por lo que en ocasiones es muy complejo poder perseguirlos, pero siempre, o casi siempre, se puede encontrar algún elemento por el que continuar la investigación. Telegram se ha convertido en una plataforma muy segura no solo para yihadistas, sino también para la extrema derecha, que está utilizando las herramientas que usaban los propios yihadistas.

--¿Las fuerzas y cuerpos de seguridad tienen suficientes medios y conocimientos para responder a esta amenaza?

--En conocimientos, somos de las mejores policías del mundo. Pero aunque se les ha dotado de más recursos y medios, los malos siempre van un paso por delante. Siempre se pueden mejorar los medios técnicos, pero hay que poner en valor todo el esfuerzo y las iniciativas que se realizan al respecto. Somos el país europeo que está deteniendo a más terroristas por muchísima distancia.

--Quizá haga falta distinguir la ciberseguridad de la ciberinteligencia.

--Cuando hablamos de ciberseguridad hablamos de los componentes que nos pueden ayudar a proteger mejor una organización. Se trata de poner trabas de forma reactiva. Con la ciberinteligencia, se actua de forma proactiva procurando adelantarse a los ataques. En el ámbito del terrorismo yihadista es clave, por ejemplo, seguir estos canales para saber si están compartiendo información sobre composición de explosivos. Por eso en este tipo de canales encontramos a los malos, pero también policía, periodistas, expertos en ciberinteligencia...

--¿Y qué opina de los roces que ha habido entre Mossos y Policía Nacional y Guardia Civil en esta materia?

--La teoría es que tanto Policía Nacional, Guardia Civil, Ertzaintza y Mossos tienen competencia plena para poder tener autorización para investigar este tipo de delitos. El problema está en la coordinación entre diferentes órdenes y para eso se creó el CITCO (Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado). Es verdad que ha costado compartir la información, pero la relación cada vez es más fluida.