Menú Buscar
Caza de brujas en Junts per Catalunya / CG

La debacle electoral de Puigdemont desata una caza de brujas

Borràs culpa a Sànchez de hacer una campaña al estilo ERC, Artadi teme que Forn haga lo mismo, Graupera acusa a la alcaldable de floja y Colomines señala a todos y proclama que "la Crida está muerta"

5 min

Tras la debacle de Junts per Catalunya en las elecciones generales vino la autocrítica. Fue la número dos de la candidatura, Laura Borràs, la encargada de hacerlo durante la noche electoral. Lo peor estaba por llegar. Fuentes soberanistas aseguran que se ha desatado una auténtica caza de brujas en la formación que lidera Carles Puigdemont. El objetivo es buscar culpables, pues lejos de modificar la dureza de los discursos rupturistas, el de Waterloo pide más madera de cara a las municipales. De ahí el cruce de acusaciones personales.

Las mismas fuentes aseguran que Borràs culpa del desastre electoral --Esquerra se convirtió en la fuerza independentista hegemónica el 28A-- a que el discurso del cabeza de lista Jordi Sànchez "parecía de ERC". Esto es, demasiada moderación. Demasiada conciliación. El desmarque de los socios de gobierno es evidente. Y el menosprecio también. No les queda otra que presentar a los republicanos como una resurrección del peix al cove de Jordi Pujol del que ahora reniegan los neoconvergentes. Y aunque el electorado catalán rechazó los extremismos en las generales, los de Puigdemont insisten en ello.

En cumplimiento del mandato del expresidente, la candidata a la alcaldía de Barcelona Elsa Artadi quiere controlar el mensaje de Joaquim Forn. Por eso, fuentes de PDeCAT aseguran que la exconsejera de Presidencia está limitando las entrevistas que se realizan al preso preventivo. Teme que durante la campaña emule a Jordi Sànchez y opte por un discurso menos incendiario y más pragmático, como siempre se ha hecho en las municipales. Hasta que irrumpió el procés. Hay que recordar que Forn tiene una amplia y reconocida trayectoria en el Ayuntamiento de Barcelona.

Pero las consignas de Puigdemont pasan por más enfrentamiento y más agitación para movilizar al electorado más irredento, pues esta formación, tal como publicó este diario, se ha visto superada por Vox en ciudades del área metropolitana de Barcelona.

Graupera contra Artadi

Ayer estaba prevista una comparecencia telemática de Forn, pero la Junta Electoral Central la prohibió.

Pero la dureza exhibida por Artadi no convence al independentismo más extremo. Jordi Graupera, candidato también a la alcaldía de Barcelona, acusa a su contrincante de haberle pedido "dos días antes del referéndum que redactara una suspensión de la declaración de independencia", según explica en un vídeo que ha colgado en su cuenta de Twitter. "Evidentemente me negué", añade. Habla de "más de una hora de discusión" al término de la cual, "por intervención de otras personas del Estado mayor, eso no tiró adelante".

El 'zasca' de Colomines

Y si no era suficiente ese cruce de reproches entre quienes un día reclamaban unidad independentista, el coordinador de Junts per la República, Agustí Colomines, ha proclamado en un artículo periodístico que "la Crida Nacional per la República está muerta por incomparecencia". Por ello, propone una enésima catarsis convergente, en esta ocasión un espacio "independentista, republicano, ecologista y feminista". Convencido, parece, de que el nombre hace la cosa. 

El historiador Agustí Colomines

El historiador Agustí Colomines

Abunda el historiador, gurú del secesionismo y hombre muy influyente en Puigdemont, en la culpa de Jordi Sànchez, pues su discurso "cuando intervino en la campaña, no acababa de ligar ni con el de Laura Borràs ni con el del presidente Puigdemont". 

Durísimo, incluso faltón con la herencia convergente más moderada, Colomines arremete contra Carles Campuzano "que pasaba por ser el más independentista y el más socialdemócrata de CDC", y ahora "ha buscado refugio debajo de las faldas de la patronal catalana Foment después de vivir del momio durante años", en referencia al think tank al que se ha incorporado el exdiputado de PDeCAT en el Congreso.