Menú Buscar
Albert Rivera junto al ex primer ministro socialista francés Manuel Valls, la vox más crítica en Cs ante un posible pacto con Vox / EFE

Ciudadanos marca perfil ante Vox

Rivera traza una línea roja ante la petición del partido de extrema derecha de eliminar la cláusula que hace referencia a la lucha contra la violencia de género

03.01.2019 00:00 h.
7 min

Ciudadanos ha marcado perfil propio ante la encrucijada del partido en Andalucía. La formación naranja repite desde hace semanas que el único acuerdo que contempla para llegar a San Telmo es una fórmula de pacto bipartidista con el PP en el que Vox, cuyos votos son necesarios para la investidura, se limitara a apoyar sin ninguna contraprestación la candidatura de Juan Manuel Moreno Bonilla (PP). Incluso flirtea con un escenario aún menos probable: que el PSOE de Susana Díaz, la ganadora de las elecciones, les apoye.

Pero la formación de Santiago Abascal no está por la labor. Ha dejado claro desde el primer día que no dará gratis su apoyo a ningún candidato y así lo ha querido manifestar este miércoles en un mensaje por redes sociales que el propio portavoz del partido de extrema derecha en Andalucía, Francisco Serrano, se ha visto obligado a matizar sobre la violencia de género.

Pacto sobre la violencia de género

Vox ha afirmado que no apoyará el acuerdo entre PP y Cs si no elimina del acuerdo programático el punto en que se blindan los recursos que la Junta de Andalucía debe aportar para luchar contra una "lacra social", tal y como se indica en el documento de 50 medidas. La violencia de género.

En el primer mensaje que ha divulgado en redes sociales, el partido aseguraba que esta iniciativa respondía a un dictado de la "ideología de género y las asociaciones feministas podemitas radicales". Algo que el propio Rivera ha salido a desmentir horas después con otro mensaje en Twitter. Ha asegurado que la "lucha contra la violencia machista con recursos y medidas para que nadie abuse de una mujer no es una opción, es una obligación para todos".

Matización de Vox Andalucía

El partido encabezado por Santiago Abascal se metía, de esta forma, en un lodazal en el que ha sido acusado de mostrar una excesiva frivolidad ante la muerte de mujeres en manos de sus parejas o exparejas. La voz más contundente ha sido la de Teresa Rodríguez, candidata de Adelante Andalucía (confluencia de Podemos e Izquierda Unida), que ha acusado a la formación de extrema derecha de ser "cómplice" de los asesinatos.

Serrano ha tildado de "manipuladores" a los que se han alzado contra su petición. Ha detallado que su partido "nunca va a pedir que acaben las ayudas a mujeres maltratadas". Especifica que la demanda de modificar el programa entre PP y Cs busca que las "ayudas lleguen a todas las personas que sufren violencia en el ámbito familiar" y denuncia de esta forma su posicionamiento de que también hay hombres que sufren maltrato por parte de sus parejas y que la ley vigente no los protege del mismo modo.

Cs no modificará el pacto con el PP

¿Los conservadores aceptarán la demanda de Vox? Ha sido Cs el más explícito en este sentido. Los portavoces de la formación se remiten a las palabras de su secretario general, José Manuel Villegas, durante la comparecencia tras la Navidad. En aquel momento aseguró que las "opiniones políticas se pactan con el PP, no hay pactos ni cesiones a otros partidos".

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas / EFE

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas / EFE

Villegas manifestó que el resto de formaciones del hemiciclo andaluz eran los responsables de posicionarse ante el pacto entre su partido y el de los populares. Incluso sentenció en varias ocasiones que en ningún escenario se planteaban un tripartito en San Telmo en el que se sumara a Vox.   

Repetición de elecciones

Hay preocupación en la formación naranja sobre el avance del partido de Abascal que muestran los sondeos. Cs aspira a “"brir un amplio espacio de centralidad", en palabras de Villegas. Pero su aliado en el actual tablero político del país, el PP, mira a la derecha para intentar evitar la sangría de votos que ya vivió en Andalucía a favor de Vox.

Rivera ha sacado pecho de una diferencia básica entre su formación y la extrema derecha en una cuestión tan sensible para la ciudadanía como la violencia de género. Unas declaraciones que también representan un espaldarazo hacia el candidato que impulsarán para la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, el más crítico con un posible pacto con Vox en Andalucía. Marca perfil propio, pero también acerca una repetición de las elecciones para escoger a los representantes de la Junta andaluza. El escenario que en estos momentos es más probable y que deja en el aire el "gobierno del cambio" que se promulga en el sur.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información