Menú Buscar
El 'expresident' de la Generalitat, Carles Puigdemont / EP

Carles Puigdemont califica como "error histórico" el haber congelado la DUI

El prófugo de la justicia española también ha cargado duramente contra la gestión de Pedro Sánchez frente a la pandemia del coronavirus

6 min

El eurodiputado y expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, asume como un "error histórico" el haber decretado la suspensión de los efectos de la declaración de la independencia el 10 de octubre de 2017, algo que, tal y como ha afirmado, "ahora no lo haría".

El prófugo de la justicia española también ha criticado el papel del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la actual crisis sanitaria. A pesar de admitir que nadie estaba preparado para una situación como esta, defiende que el Govern reaccionó "más ágilmente y pronto", sin tener casi competencias. "Torra, no sólo se quedó solo, fue vilipendiado y humillado por proponer cosas que luego propuso el Gobierno", ha subrayado.

Se considera engañado con el diálogo 

Carles Puigdemont ha concedido una entrevista a LaMordaza.com en la que considera un error el haber congelado la DUI. "El 10 hice algo muy duro, doloroso y lo asumo como un error histórico: congelar la declaración de independencia. Lo hice porque había datos, indicios y elementos probatorios de una voluntad real del Estado de iniciar un proceso de diálogo, que venía avalado por mucha gente de fuera de España".

Tal y como ha expresado Puigdemont, ante esta situación se vio con la responsabilidad de hacer caso y priorizar el diálogo. "Luego fue todo un gran engaño, y sólo sirvió para que el Estado ganara tiempo para preparar el 155. Prioricé la vía del diálogo, ese fue mi error. Ahora no decretaría la suspensión de los efectos de la declaración de independencia, no lo haría"; ha añadido.

Ha decidido 'delegar' la crisis a Torra

Puigdemont ha cargado contra Gobierno y su gestión de la crisis. El prófugo ha afirmado que si Pedro Sánchez hubiera tenido una actitud más abierta al acuerdo, habría cambiado la votación para prorrogar el estado de alarma. Pero él no está al mando de la gestión sanitaria en Cataluña, ya que ha delegado la gestión a Quim Torra.

"He decidido tener un papel secundario públicamente porque le tocaba liderar a Torra. Le tocaba al presidente enviar mensajes en estos momentos delicados, sin distorsión. Lo que yo pueda decir podría introducir ruido innecesario", ha aseverado. No obstante, ha afirmado que, desde antes del estado de alarma, mantienen una reunión a primera hora de la mañana con el equipo del presidente y con representantes del mundo local para debatir la realidad actual y definir estrategias: "La comunicación con Torra es diaria y permanente".

Gobernar un país desde Skype y WhatsApp

El expresident también ha dedicado un tiempo a hablar sobre su idea de la república catalana, la que sería para "quien quiera ser catalán" y donde la clase media-baja, la que considera clase obrera, sería la protagonista. "Quien quiera sentirse español puede estar en Cataluña, eso no es incompatible", ha apuntado Puigdemont, que ha negado que exista un debate de apellidos catalanes.

La actual situación ha demostrado que el teletrabajo es factible en aspectos en los que antes no se contemplaban. Al ser preguntado por si se podría presidir un país vía Skype, Puigdemont lo ha avalado teniendo en cuenta que "se está gestionando la peor crisis de la humanidad después de la Segunda Guerra Mundial, por WhatsApp y por Skype, con reuniones de ministros, de jefes de Estado y plenos". 

España restringe libertades y militariza las calles

Sobre cómo vive el aislamiento por el coronavirus, ha lamentado que, desde hace más de dos años, vive "en un confinamiento" al irse a vivir a Bélgica tras lo ocurrido en otoño de 2017. Por suerte para él, su familia pudo ir hasta allí y está con ellos desde el pasado 13 de marzo.

También cree que la pandemia ha servido a gobiernos como el central "como excusa para poner militares en la calle, para restringir libertades y para entrar en la cocina de las personas", y ha asegurado que se puede combatir el virus sin necesidad de afectar a la privacidad y libertad de las personas. "Esto es gran hermano ya. Este es el estándar chino, y tiene algo de estándar ruso y americano, y es lo que Europa debe combatir", ha reclamado Puigdemont tras alertar de un riesgo de regresión democrática.