Menú Buscar
La 'consellera' de Salut del Govern, Alba Vergés / EFE

El caos del Govern provoca un "falso" alarmismo sobre los nuevos contagios

Los infectados aumentan, pero se mezclan con casos que ya tienen anticuerpos y los hospitales mantienen un nivel bajo de ingresados por Covid

Manel Manchón / Elena Burés
8 min

Un caos, una lucha interna que no permite al ciudadano conocer qué ocurre con la pandemia del Covid en Cataluña y que puede tener enormes consecuencias económicas y sociales para el conjunto de la sociedad catalana. El Govern que preside Quim Torra ha interiorizado que no puede seguir como hasta ahora, y, según se enorgullece el propio Torra, ha designado a un nuevo director de Salud Pública, Josep Maria Argimon, después de dos meses con el puesto vacante, tras la dimisión de Joan Guix. Pero Argimon, que comunica mejor los distintos casos que se producen cada día que la consejera de Salud, Alba Vergés, no ha podido todavía dar la vuelta al enredo de las cifras. El hecho es que sube el número de contagiados, como en toda España, pero las UCI de los hospitales siguen con un número muy bajo de ingresados y también es menor el número de muertes. ¿Por qué?

El Ministerio de Sanidad no quiere intervenir. Recibe las cifras de todas las comunidades, y comprueba que con Cataluña el problema se mantiene desde hace meses, aunque había mejorado. Si para el ministerio en la última semana se produjeron 26 hospitalizaciones, para la Generalitat, para el departamento de Salud que dirige Alba Vergés, fueron entre 40 y 50 al día, unas 300 semanales. La explicación es que el Govern introduce tarde sus datos en el sistema unificado, SiViEs, que notifica individualmente la información desde el pasado 25 de mayo. Actualmente, hay en las UCI de hospitales catalanes 71 personas ingresadas por Covid.

Alarmismo innecesario 

Argimon ha asumido la responsabilidad de enderezar esa situación. Pero lo que hace el Govern, hasta ahora, es “crear un alarmismo, falso, que no debería generarse”, según las fuentes sanitarias consultadas. ¿Por qué razón? El argumento que se ofrece es que la población de riesgo está mucho más protegida que hace unos meses. Los de mayor edad y las personas con afectaciones pulmonares están bajo control, mientras los que se contaminan son jóvenes que no tienen síntomas. El problema, en todo caso, es que Salud suma cosas diferentes.

Y es que los datos que facilita el departamento de Vergés son insuficientes para medir el alcance de la pandemia en el territorio. El comunicado diario de Salut aporta cifras totales de contagios, hospitalizaciones y muertes acumuladas desde el inicio de la emergencia sanitaria. Y confunde más que informa, según las mismas fuentes consultadas. En el caso de infectados, que alcanzaron los 89.727 este sábado, la cifra hace referencia a positivos bien por PCR, probables y confirmados epidemiológicamente, pero no dice qué porcentaje supone cada uno. Lo mismo sucede con los contagios en residencias de ancianos, que han superado los 15.500. Siempre se habla respecto a casos totales y acumulados.

Datos de hospitalizaciones

El Govern tampoco facilita datos concretos sobre las hospitalizaciones. Si bien su nota diaria especifica el total acumulado desde que se declaró la pandemia --4.244 pacientes hasta la pasada jornada-- y cuántos de ellos permanecen en unidades de cuidados intensivos (UCI) --71 en la actualidad--, no especifica los nuevos ingresos. Lo mismo sucede con las altas, de las que se facilita el grueso desde que se comenzaron a contabilizar los datos; un total de 40.734 personas hasta este sábado.

Datos sobre la incidencia del Covid-19 en Cataluña desde el inicio de la pandemia / SALUT
Datos sobre la incidencia del Covid-19 en Cataluña desde el inicio de la pandemia / SALUT

Por lo que respecta a las defunciones, Salud recoge datos “declarados diariamente” por las funerarias. Hasta la pasada jornada, 12.677 personas habían fallecido a causa del “Covid-19 o como sospechosos”. Es decir, el Govern aporta una cifra de víctimas sin poder confirmar si realmente estaban infectados. De estas, hace distinción por el lugar del exitus --6.948 en un centro hospitalario o sociosanitario; 4.116 en residencias y 805 en sus domicilios--, mientras que los restantes no son “clasificables por falta de información”, según la consejería de Vergés. 

Los nuevos rebrotes

Los rebrotes han elevado el número de contagios a cifras similares al inicio de la pandemia. Así, los positivos registrados este sábado en Cataluña fueron 1.493, y este jueves rozaron los 2.000. Unos datos que se asemejan a los del inicio de la emergencia sanitaria, aunque los fallecidos no han seguido la misma tendencia. Eso demostraría que la situación es completamente distinta.

Tres víctimas mortales en las últimas 24 horas, una el viernes, dos el jueves, y cinco el pasado miércoles. Ante la alarma por el incremento de positivos, el propio Departamento de Salud ha tenido que matizar que “buena parte” de ellos se deben a los resultados de test serológicos, que no sirven para detectar la enfermedad en una fase inicial, sino los anticuerpos, que permitirían calcular qué parte de la población ha superado el Covid-19.

Sin franja de edad

¿Qué quiere decir eso? Que la cifra tan elevada de contagios diarios podría no hacer referencia a nuevos infectados, sino a personas que han superado la enfermedad. Un motivo de alegría, por tanto. Además, desde que empezaron a recopilarse datos, la administración tampoco especifica la franja de edad ni de contagiados ni de fallecidos, lo que impide un correcto seguimiento de la afectación del virus.

Esta semana, el coordinador del unidad de Covid-19 en el Hospital del Mar de Barcelona, Robert Güerri, alertó en una entrevista en Catalunya Ràdio, de que habían detectado un aumento de los ingresos por neumonías graves por Covid-19, incluso entre jóvenes. También el director general de Profesionales de Salud, Marc Ramentol, manifestó en TV3 su preocupación por el aumento de contagios entre adolescentes. Se trata de advertencias de expertos, ya que los datos oficiales siguen sin mostrar la incidencia de la enfermedad por edades.

Viajar a Cataluña

Pero ante ese número de contagios y producto de situaciones muy concretas, --fiestas y reuniones en espacios de ocio-- el Govern ha tomado medidas, como el cierre de discotecas y de locales nocturnos. El miedo del Ejecutivo de Torra es que la situación se le pueda ir de las manos, --como ha estado a punto de ocurrir en las comarcas de Lleida-- pero con su comunicación diaria puede generar lo contrario: un alarmismo que lleva a las autoridades francesas a recomendar que no se viaje a Cataluña.

Es un problema interno del Govern, de orden también político, porque ha sido Torra quien ha señalado que él propuso el nombre de Argimon para sustituir a Guix, mientras que el departamento de Salud prefería no contestar esta semana, y no buscar un cuerpo a cuerpo entre la consejera Vergés y Torra. Pero el problema sigue ahí, con un caos de cifras.