Menú Buscar
El Ayuntamiento de Calafell / AYUNTAMIENTO DE CALAFELL

Calafell se borra de la Associació de Municipis per la Independència

El Ayuntamiento aprueba en el pleno municipal abandonar la entidad que usa dinero público para fines partidistas y también cambian el nombre de la Plaza U d'Octubre

12.07.2019 19:13 h.
2 min

Calafell volverá a garantizar la neutralidad institucional y el respeto a sus propias minorías. El pleno del consistorio de esta semana ha votado a favor de abandonar la Associació de Municipis per la Independència (AMI) y de cambiar la plaza que fue bautizada con el nombre U d'Octubre, en alusión al referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017. 

La moción fue presentada por el PP y ha salido adelante gracias a los nueve ediles del PSC y a las dos de Ciudadanos. Los socialistas obtuvieron un muy buen resultado en las elecciones municipales, fueron la fuerza ganadora y ERC, segunda, quedó muy por detrás con tan solo 3 escaños.  

Dejar de pagar la cuota en el AMI

“Calafell no debería tener ningún nombre de calle, avenida o pasaje que conmemore actuaciones reincidentes y contrarias a resolucions del Tribunal Constitucional”, afirmaba la moción debatida durante el jueves. El emplazamiento público finalmente adoptará el nombre de Plaça de la Democràcia.

Por lo que respecta a su adhesión a la entidad independentista, los acuerdos alcanzados entre los tres partidos constitucionalistas tendrán efectos retroactivos y revertirán así las cuotas de los ejercicios de 2016, 2018 y 2019.

Pronunciamento del Constitucional

Desde hace años que el municipio está sujeto a las tensiones internas por vulnerar el principio y la obligación de los poderes públicos de ser neutrales. El Estado impugnó la adhesión de 2015 hasta que el pasado abril un juez anuló la adhesión al considerar que la defensa de un proyecto supramunicipal no es competencia de un consistorio.

Durante los años que duró el litigo el anterior equipo de gobierno estuvo pagando la cuota. Con las nuevas mayorías fruto de los comicios también se ha puesto fin al uso de dinero público con fines partidistas.