Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Laura Borràs, presidenta del Parlamento catalán, en el hemiciclo / EP

Borràs acata a la JEC y rechaza delegar el voto de Juvillà

La presidenta del Parlament argumenta que la votación no puede quedar "contaminada por conflicto de intereses"

Ricard López
5 min

La presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), ha denegado finalmente el voto delegado solicitado por la CUP para su diputado Pau Juvillà --inhabilitado por desobediencia--, bajo la argumentación de que la votación del pleno extraordinario sobre su escaño "no quede contaminada por conflicto de intereses".

El Parlament celebra un pleno de urgencia para debatir y votar el dictamen pactado por ERC, JxCat y la CUP, aprobado ayer con apoyo también de En Comú Podem, en el que acuerdan mantener el escaño al diputado de la CUP. Desoyen así la orden de la Junta Electoral Central (JEC), aunque se imponen, como "límite de la desobediencia", no comprometer penalmente a funcionarios.

Pau Juvillà, diputado de la CUP en el Parlament / EUROPA PRESS
Pau Juvillà, diputado de la CUP en el Parlament / EUROPA PRESS

Borràs ha sustentado su decisión en que el voto del diputado sobre su propia situación parlamentaria podría suponer un "conflicto de intereses" y comprometer el resultado de la votación, según ha dicho al inicio del pleno. Y no ha respondido al ser preguntada por el diputado de Ciutadans (Cs), Nacho Martín Blanco, sobre si Juvillà mantiene o no su condición de diputado.

La CUP descarta votar como protesta

Con el rechazo de esta delegación, Juvillà no podrá votar en el primer pleno que se celebra en el Parlament desde que la Junta Electoral Central (JEC) diera a Borràs un plazo de cinco días, que acabará mañana viernes, para retirarle el acta.

En cualquier caso, la diputada de la CUP Eulàlia Reguant ha expresado su malestar por la decisión y ha anunciado que el resto de ocho miembros de su partido no votará en el pleno de este jueves en señal de protesta, al considerar que "los derechos y la condición de diputado de Pau Juvillà, el derecho a votar en el pleno o de delegar su voto, están ahora mismo suspendidos". Reguant ha asegurado que Juvillà no ha sido convocado pese a que el dictamen defiende su condición de diputado.

La diputada de la CUP, por otra parte, ha llamado a los partidos secesionistas a convertir lo que denomina "la represión" en "una palanca para avances políticos".

"Golpe de Estado"

"Hoy no es un día normal", ha alertado Reguant, que opina que la orden de la JEC supone un "nuevo golpe de Estado, un nuevo golpe a la democracia", porque se está "alterando" el resultado de las elecciones.

La portavoz de la CUP en el Parlament, Eulàlia Reguant, durante una comparecencia en el Parlament de Cataluña / EUROPA PRESS
La portavoz de la CUP en el Parlament, Eulàlia Reguant, durante una comparecencia en el Parlament de Cataluña / EUROPA PRESS

A su modo de ver, la JEC es un órgano "puramente administrativo" y "ha pasado por delante de la soberanía del Parlament".

Apoyo simbólico

A pesar de todo, el Pleno del Parlament ha aprobado este jueves el dictamen que defiende que Juvillà preserve su escaño siempre y cuando no comprometa a los funcionarios de la Cámara catalana. Algo que choca con el hecho de que no haya sido convocado al Pleno, y que su partido haya dado por "suspendidos" sus derechos como diputado.

El dictamen, que se aprobó ayer miércoles en la Comisión del Estatuto de los Diputados a propuesta de los partidos secesionistas, ha salido adelante con el voto favorable de ERC, JxCat, y En Comú Podem, y en contra del PSC-Units, Vox, Cs y el PP, en una votación en la que la CUP no ha participado porque considera que ya se le ha retirado el acta a su compañero de partido.

Aunque el dictamen aprobado establece que Juvillà no concurre en las causas para perder su escaño, el hecho de que no haya sido convocado al pleno evidencia que ya no cuenta con sus derechos como diputado.