Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Con este programa se presentó Artur Mas con Junts pel Sí en las elecciones autonómicas "plebiscitarias" de 2015 / CAFÈ D'IDEES - JUNTS PEL SÍ

Artur Mas niega haber prometido la independencia "en 18 meses" y echa las culpas a ERC

El expresidente de la Generalitat sostiene que puso ese plazo porque se vio obligado, y como fecha "para apartarme de la primera línea de la política", aunque luego intentó ser investido de nuevo

Ricard López
4 min

Artur Mas vuelve a sacudirse la responsabilidad del procés independentista impulsado por él mismo como presidente de la Generalitat. Después de haber convocado unas elecciones autonómicas en 2015 dándole un carácter "plebiscitario", presentándose en una lista conjunta de su partido (CiU) con ERC con la promesa de proclamar la secesión de Cataluña en un plazo de 18 meses, ahora el exmandatario posconvergente niega la mayor. Culpa, además, a sus socios republicanos del "error" que supuso fijar ese plazo en el programa electoral de Junts pel Sí.

Con ese compromiso se presentó Mas, aunque ahora, seis años después, busca excusas para desdecirse y, de paso, intentar autojustificarse. En declaraciones al programa Cafè d'Idees de La 2, el expresident ha aducido que, en ese momento, la ERC de Oriol Junqueras "cada día ponía en cuestión" su "credibilidad respecto al proceso soberanista", y si se negaba a fijar "una fecha en el horizonte" parecía que no se "lo creía".

"No se dijo que seríamos independientes en 18 meses, sino que en 18 meses teníamos que llegar a estar preparados, recuerden lo de las estructuras de Estado, por si habían las condiciones para llegar a ser independientes, poder serlo", ha manifestado.

"Me apretaron mucho", ha abundado Mas en relación a sus socios republicanos, subrayando que ahora ERC, con Pere Aragonès en la presidencia de la Generalitat, "es más realista que entonces".

Apartarse "de la primera línea"... y acabar presentándose a la investidura

"Si yo estaba al frente de aquella operación política y no ponía un calendario, nunca me habrían dado el , porque me habrían visto solo como un rival electoral", ha argumentado el exmandatario posconvergente.

"Por lo tanto, esos 18 meses eran una fecha que me ponía yo mismo para apartarme de la primera línea de la política, a cambio de conseguir una gran operación unitaria del mundo soberanista", ha llegado a afirmar. Pasa por alto, sin embargo, que tras dichas elecciones, y pese a ir como número 4 de dicha candidatura, se presentó sin éxito a la investidura para ser reelegido presidente de la Generalitat. Algo que no logró por el rechazo de la CUP, lo que dio paso a que eligiera a Carles Puigdemont como su sucesor.

"No era una mentira"

Mas ha admitido que "poner una fecha en aquellos momentos fue un error". Con todo, justifica que "no era una mentira", sino un compromiso para preparar en 18 meses las "condiciones" para poder lograr la independencia. Por otra parte, se ha mostrado "muy escéptico" con la posibilidad de que en la actual mesa de diálogo entre el Gobierno central y el autonómico se consiga la "amnistía y la autodeterminación" que reclaman los dirigentes secesionistas, aunque se muestra favorable a que "se intente".

"Yo siempre he sido partidario del diálogo", ha dicho Mas. Ha negado, además, que la confrontación fuera la "apuesta" de inicio del independentismo, pese a ese ultimátum de 18 meses que ahora intenta matizar.