Menú Buscar
El vicepresidente y consejero de Economía y Hacienda del Govern, Pere Aragonès / EFE

Aragonès tomará el control del tribunal de contratos públicos que se 'cargó' ATLL

La vicepresidencia de Economía de la Generalitat ultima una reestructuración que se aprobará a finales de mes y que 'somete' el TCCSP, un órgano fiscalizador independiente

02.02.2019 00:00 h.
6 min

El Tribunal Catalán de Contratos del Sector Público (TCCSP), el organismo que fiscaliza las licitaciones en Cataluña y que se hizo famoso al cargarse la adjudicación de ATLL a Acciona a principios de 2013, se muda en la Generalitat. La vicepresidencia de Economía, liderado por Pere Aragonès, asumirá el control de este organismo a finales de mes. Hasta este momento, extrañamente, estaba bajo el paraguas de otra de las consejerías de ERC. La de Acciones Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, encabezada por Alfred Bosch.

Los cambios se enmarcarán en una reestructuración general del departamento encargado de las finanzas catalanas, tal y como indican los portavoces del departamento. Detallan que en el proceso que se ultima se modificarán las adscripciones de algunas direcciones generales e implicará un cambio en la actual Subdirección General de Seguimiento y Avaluación de la Contratación Pública. Pasará a llamarse Subdirección General de Regulación y Supervisión de la Contratación Pública y a estar adscrita a la vicepresidencia.

Cambios en el TCCSP

El plan con el que trabaja el Gobierno catalán es que todos los cambios sean aprobados por el Consejo Ejecutivo antes de que termine febrero. Aunque en el debate que se ha abierto sobre cómo se deben ejecutar los movimientos también se contempla aprobar los cambios en el TCCSP a través de un decreto ley aparte.

¿Los motivos? Economía no se limitará a asumir la responsabilidad de fiscalizar todas las adjudicaciones que se hagan en el sector público para asegurar su pulcritud. También aplicará cambios en el día a día del tribunal que ya han sido interpretados desde el sector público como un intento de incrementar el control en la toma de resoluciones, algo que chocaría con la independencia con la que la Unión Europea quiso dotar a estos tribunales administrativos que operan en todo el territorio.

¿Más control?

Sus responsables deberán responder ante la secretaría de la vicepresidencia, encabezada por Albert Castellanos, a través de la Dirección General de la Contratación Pública. Hasta la fecha, la adscripción a su ámbito de referencia era más genérica.

Imagen del Consejo Ejecutivo, la reunión del Govern que debe aprobar la reestructuración de la vicepresidencia / GENCAT

Imagen del Consejo Ejecutivo, la reunión del Govern que debe aprobar la reestructuración de la vicepresidencia / GENCAT

También se apunta a un cambio sutil que estará presente en el texto del decreto que se ha trabajado y al que ha tenido acceso Crónica Global. En él se indica que la Generalitat garantizará que el tribunal "disponga, en todo momento, de los medios personales y de los recursos necesarios para el correcto ejercicio de sus funciones". Se modifica el redactado inicial, que era más genérico, para blindar la independencia técnica y funcional, pero no hace ninguna mención a que también se asegure la orgánica.

Nuevas atribuciones

Los portavoces del Govern advierten de que el texto puede cambiar a lo largo de las próximas semanas. Explican que los cambios que se aplicarán al TCCSP responden a las nuevas atribuciones que se le dieron a finales de julio. Esto se tradujo en un incremento del volumen de trabajo que ahora se resolverá otorgándole más recursos.

Pasará a tener cuatro vocales en lugar de los dos actuales --por lo que se duplicará su capacidad de responder a las causas que se instruyen-- y se ordenarán los mecanismos para solicitar asesoramiento técnico externo. En contrapartida, se reducen los plazos para renovarlos.

Renovación cada tres años

Cuando se creó la OARCC, el organismo que después se transformó en el actual tribunal, se aseguró que sus representantes estarían cinco años en el cargo. Esta fórmula pretendía desvincular su trabajo de los ciclos electorales.

Fue una de las recomendaciones que se dieron desde Bruselas para asegurar su independencia política. Pero ahora la Generalitat reducirá este tiempo a tan solo tres. Por lo que asegura que sus miembros cambiarán como mínimo en una ocasión en una legislatura normal, sin los adelantos electorales que se han producido en los últimos años en Cataluña.

Reestructuración de Presidencia

Los portavoces del Govern atribuyen todos estos cambios a la estrategia de reforzar los mecanismos que puede usar el tribunal de contratación para responder a las partes denunciantes. Si la renovación se produce en el tiempo y forma prevista, tendrá lugar casi un mes después de la reestructuración de la consejería de Presidencia, encabezada por Elsa Artadi.

El presidente Quim Torra no ha realizado ninguna renovación total del Gobierno de la Generalitat, pero sí que ha movido atribuciones de un ámbito a otro. Según sus portavoces, para adecuar la Administración a las nuevas realidades de Cataluña.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información