Menú Buscar
Agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional en Barcelona / EFE

El Gobierno enviará 400 antidisturbios a Cataluña para el 21 de diciembre

El Ejecutivo blindará el Consejo de Ministros extraordinario con una dotación especial de agentes que llegarán el miércoles 19 y se replegarán el sábado 22

11.12.2018 08:43 h.
4 min

El Gobierno desplegará 400 agentes antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) en Cataluña para blindar el Consejo de Ministros extraordinario del 21 de diciembre. El Ejecutivo protegerá la reunión del equipo del presidente Pedro Sánchez en Barcelona con una dotación especial de Unidades de Intervención Policial (UIP). Los efectivos llegarán al territorio el miércoles 19 de diciembre y regresarán a sus destinos el sábado 22.

Según avanzó ayer El Periódico, los agentes se sumarán a la Policía Nacional que está desplegada en el cuartel de El Bruc de Barcelona, en Salou (Tarragona) y la población fronteriza de La Jonquera (Girona). En la práctica, la llegada de 400 efectivos de la UIP --que se configuran en unidades de 50 efectivos cada una-- significará duplicar la presencia policial en la autonomía. Hasta ahora y tras la Operación Copérnico que sirvió para intervenir el referéndum ilegal de secesión del 1 de octubre de 2017 en Cataluña, el Ministerio del Interior mantuvo un retén de unos 150 agentes en Cataluña repartidos en las tres poblaciones.

Aviso del Gobierno

El anuncio del departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska de que refozará la seguridad en Cataluña durante la celebración del Consejo de Ministros del 21D tiene dos lecturas. Por un lado, el Ministerio lo tilda de "habitual" en circunstancias de estas características, esto es, cuando todos los ministros del Gobierno se encuentran en una ciudad. Paso algo similar, han agregado, cuando el Ejecutivo en pleno se reunió en Sevilla el pasado 26 de octubre de este año.

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, refiriéndose a las algaradas en Cataluña / EFE

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, refiriéndose a las algaradas en Cataluña / EFE

La otra arista, no obstante, es más excepcional. El Ejecutivo envió ayer tres cartas al Govern en las que pedía explicaciones por las "graves alteraciones del orden público y la seguridad del tráfico" que se produjeron en la autopista AP-7 y otras vías rápidas el pasado fin de semana. El Gobierno advirtió mediante misivas al vicepresidente Pere Aragonès, al consejero de Territorio Damià Calvet y al titular de Interior, Miquel Buch, que se ordenará la intervención de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado si los Mossos d'Esquadra "no ejercen las funciones que les incumben".

Los CDR señorean las autopistas

Moncloa recuerda en las tres misivas enviadas que el corte de la autopista AP-7 el sábado durante quince horas sin que intervinieran los Mossos y el levantamiento de peajes en la misma vía, la AP-2 y la autovía C-16 el domingo constituyen "una grave perturbación del orden público y de la seguridad del tráfico, con riesgo para personas y bienes". Los autodenominados comités de defensa de la república (CDR) asaltaron hasta once puntos de pago y dejaron a pasar a los vehículos sin pagar en plena operación retorno del puente de la Constitución.

Antes de ello, la semana pasada, los mismos radicales orquestaron disturbios en Girona y Terrassa (Barcelona) contra un acto de homenaje a la Constitución española y la presentación de la sección local de Vox, respectivamente. En ambos casos hubo cargas policiales en una jornada que acabó con doce agentes de los Mossos lesionados, tres heridos y tres detenidos. La intervención provocó una crisis en el Govern provocada por el president Quim Torra que cerró ayer el consejero de Interior, Miquel Buch.