Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Anna Gabriel, exlíder de la CUP, en un acto antes de fugarse de la justicia a Suiza / EFE

Anna Gabriel trabaja como 'número dos' de un rico sindicato en Suiza

La líder de la CUP es secretaria general adjunta de Unia, la mayor plataforma social helvética, con activos de 780 millones de euros

3 min

Desvelado el misterio Anna Gabriel. La exdiputada de la CUP en el Parlamento catalán trabaja en Suiza para el sindicato Unia, el mayor del país centroeuropeo y, también, una rica plataforma social, con activos que totalizan 780 millones de euros. 

Lo ha avanzado E-noticies citando diversos medios del estado helvético. Gabriel, fugada de la justicia española desde 2018, trabaja como secretaria general adjunta de Unia, la mayor confederación laboral del país. Previamente, la expolítica independentista y activista radical deslizó que trabajaba como abogada laboralista en el país al que huyó. Ahora, trasciende que es la número dos de Unia en Ginebra, donde vive. 

Activos de 780 millones

La condición de anticapitalista de Gabriel no le ha privado de sumarse a la acaudalada agrupación laboral, que atesora un portafolio de activos de 836 millones de francos suizos, 780 millones de euros al cambio, según avanzó Radio Télévision Suïsse (RTS).  

La mayoría de las propiedades del sindicato son apartamentos, locales comerciales e incluso hoteles. Solo la cartera inmobiliaria tiene un valor de 444 millones de francos, 413 millones de euros al cambio actual. En paralelo, Unia tiene participaciones financieras, acciones, participaciones, préstamos e hipotecas por valor de otros 306 millones. Los desveló al publicar sus cuentas tras arreciar la polémica en Suiza sobre su presunta falta de transparencia. 

Fugada sin delito de prisión

Cabe recordar que Anna Gabriel se fugó de la justicia a Suiza en 2018 pese a que no pendía sobre ella ninguna acusación de delitos que conllevaran cárcel. El juez del Tribunal Supremo que instruyó el sumario del caso del procés, Pablo Llarena, la acusaba de un supuesto delito de desobediencia, que acarrea, si hay condena, inhabilitación para ejercer un cargo público. 

Desde entonces, Gabriel se ha mantenido en un discreto segundo plano en Ginebra, la ciudad en la que también está huida la secretaria general de ERC, Marta Rovira