Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, con mascarilla durante una rueda de prensa / CG

Ada Colau cierra el año con 20 subvenciones 'a dedo'

El Ayuntamiento de Barcelona reparte 5,4 millones en ayudas sin concurso, un método que la Airef cuestionó por su falta de control

4 min

Veinte subvenciones a dedo. Esto es lo que aprobó el gobierno municipal de Barcelona, que comanda Ada Colau, en la última comisión de gobierno del año hasta el momento, celebrada el 17 de diciembre. El Ayuntamiento de Barcelona resolvió en aquella sesión repartir hasta 5,36 millones de euros en ayudas directas sin concurrencia, un método de reparto cuestionado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (Airef) por su falta de control. 

Lo consigna el acta de la comisión de gobierno publicada por la Gaceta Municipal de Barcelona [consultar aquí]. Además de los puntos rutinarios de cada concejalía, el bipartito formado por BComú y PSC aprobó una pedrea de subvenciones sin concurso. ¿Cuántas? Veinte por valor de 5,36 millones. ¿A qué beneficiarios? A todo tipo de entidades, desde Cruz Roja hasta el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, pasando por ISGlobal, el centro investigador del Hospital Clínic Barcelona o la cooperativa antisistema La Ciutat Invisible

La Airef las cuestionó

Las subvenciones a dedo son perfectamente legales. Están contempladas en los artículos 22.2.c de la Ley General de Subvenciones (LGS). El texto las desarrolla en la provisión 28. Ello no quiere decir que su concesión sea ética ni un buen uso del dinero público

Al contrario, entes como el Tribunal de Cuentas o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (Airef) han cuestionado el abuso de la normativa que faculta a las administraciones premiar sin concurso. El organismo de control independiente lo puso negro sobre blanco en su Spending Review de 2019 [consultar aquí]. Alertó la Airef de "falta de transparencia" o deficiencias en la "homogeneidad, exhaustividad y trazabilidad", entre otra lagunas. 

Silencio municipal

Preguntada sobre qué mecanismos regularían este reparto de dinero público a dedo y los posteriores, si los hubiera, la portavocía de prensa del Ayuntamiento de Barcelona no ha contestado a los requerimientos informativos de Crónica Global. Lo factual, según el diario oficial, es que en plenos recortes presupuestarios por la pandemia del Covid-19 el bipartito aprobó una pedrea de ayudas sin concurso

Los mayores beneficiados son Fundación Telefónica (2,5 millones), i2Cat (597.000 euros), Unió de Pagesos (336.500 euros), Andròmines (298.436 euros) e ISGlobal (250.000 euros). Algunos de los ayudados más controvertidos son el Centro Moral de Gràcia, que se lleva 18.000 euros sin competición, o la cooperativa radical La Ciutat Invisible, regada con casi 200.000 euros también sin concurso

Ayudas a los afines

Sean cuales fueren los beneficiados en esta ronda de subvenciones, lo cierto es que la oposición municipal ha apuntado en el pasado a las ayudas que concede rutinariamente el gobierno local de Ada Colau a entidades afines. Ocurrió en septiembre, por ejemplo, cuando el ejecutivo municipal inyectó 12 pagos directos a asociaciones satélites de BComú, el partido de Colau, tal y como avanzó este medio

Más polémica si cabe fue la resolución de la convocatoria de ayudas de la Convocatoria General de Subvenciones del ayuntamiento. En esa ronda, el bipartito sociocomún concedió 27 traspasos de dinero público a entidades como Enginyers sense Fronteres, Sostre Cívic, Irídia o Crític, que operan en el entorno político de la fuerza de Ada Colau. En aquella ocasión, 21 de las 27 ayudas estaban destinadas a la llamada granja de subvenciones del ayuntamiento, Grup Ecos, un holding de cooperativas sito en el número 43 de la calle Casp de Barcelona, lugar en el que trabajó Colau antes de entrar en política.