Menú Buscar
Martin Luther King y Quim Torra / CG

Los 10 motivos por los que Quim Torra no es Martin Luther King

El líder afroamericano nunca ostentó un cargo público, porque la desobediencia civil nunca puede provenir de las autoridades públicas

16.09.2018 00:00 h.
11 min

Desde Artur Mas a Quim Torra, pasando por Carles Puigdemont. El nacionalismo catalán ha recurrido en varias ocasiones a figuras como Martin Luther King, Mahatma Gandhi o Nelson Mandela para intentar asimilar su causa a la de los derechos civiles que estos tres líderes abanderaron en sus respectivos países.

El último en hacerlo ha sido el actual presidente de la Generalitat, que durante su conferencia de inicio de curso político en el Teatre Nacional de Cataluña volvió a citar al líder afroamericano para denunciar que en Cataluña “los derechos civiles” están en riesgo. Pero, ¿tiene sentido dicha comparación?

1) Clases humildes Vs. clases medias

El catedrático en Ciencias Políticas, Joan Botella, asegura que no tienen “casi nada” en común, más allá de las movilizaciones masivas. “El movimiento de los derechos civiles en Estados Unidas era de gente que aspiraba a ser reconocida por el sistema (derecho a voto, acceso a la educación, etc.) mientras que en Cataluña lo protagonizan gente que gestiona el sistema y que lo quieren romper”. “En Estados Unidos era un movimiento de gente de clase humilde mientras que en Cataluña es de clases medias”, apostilla.

Carlos Cañeque, director de cine y doctor por la Universidad de Yale en historia política de Estados Unidos, considera que la simple comparación entre ambos movimientos es una creación “del discurso populista” del nacionalismo catalán. “Los derechos civiles en Estados Unidos, sobre todo en las reivindicaciones de la comunidad negra de mediados de los cincuenta y en la de los sesenta, pretendían simplemente que las leyes fueran iguales para todos. En Cataluña no hay segregación, lo que ha habido es una crisis económica”, abunda Cañeque.

2) Segregación Vs. crisis económica

El movimiento que lideró Martín Luther King se originó a raíz de que el sistema segregaba a toda una comunidad por motivos de raza. Cuando la comunidad negra tomó consciencia de esa discriminación, empezó a movilizarse. Por contra, los años álgidos del llamado procés independentista coincidieron con la “crisis económica” que golpeó al continente.

“Lo que ha habido es una crisis económica de carácter global que ha favorecido una relación, típica en estos periodos de crisis, entre las instituciones, muy especialmente entre los últimos tres presidentes de la Generalitat, y una parte de la población seducida por aspectos básicamente emocionales”, sostiene el doctor en política estadounidense.    

3) Líderes civiles Vs. cargos públicos

Pero el motivo principal que separa ambos movimientos es que “Martin Luther King nunca ostentó un cargo público”, afirma el catedrático Botella. "King nunca tuvo un cargo público, mientras que Torra es el presidente de la Generalitat. Es decir, el representante ordinario del Estado en Cataluña, según la Constitución. Todos los diputados, consellers o alcaldes procesistas se ganan la vida en estas funciones, dirigen la policía o los servicios públicos, etc. King y sus compañeros estaban fuera del sistema”.

El presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, y el expresidente de la ANC, Jordi Sánchez, en prisión preventiva por su presunta implicación durante el referéndum ilegal del 1 de octubre, tampoco se ajustarían a esta definición de líderes civiles. Se trata de entidades que han recibido subvenciones –en el caso de Ómnium, incluso del Ministerio del Interior-- y no se han visto nunca, ni siquiera durante la dictadura franquista, fuera del sistema.

4) Inclusión Vs. exclusión

Para Cañeque, el nacionalismo de Torra busca “una identidad esencial y luego encuentran a un enemigo que amenaza esa identidad”: “Si Luther King propugnaba la inclusión, el discurso de Torra en sus artículos y en muchos de sus actos refleja todo lo contrario, la exclusión”, explica.

El profesor en Teoría Política considera que el nacionalismo casi siempre deriva en una ideología maximalista, por mucho que inicialmente sea pacífico: “Una gran pregunta de la filosofía política es ¿lleva cualquier nacionalismo, por pacífico que sea, la semilla de la segregación y de la potencial reducción de los derechos civiles que deben garantizar la verdadera participación en libertad de todos los ciudadanos?”.

5) Desobediencia civil Vs. autoridades

Botella subraya que el concepto de “desobediencia civil” tampoco puede aplicarse al nacionalismo catalán que promueven desde el Govern: “Como su nombre indica, la desobediencia civil la protagonizan los ciudadanos, no las autoridades. Cuando una autoridad pública desobedece, y no por error sino a conciencia, lo que hace es situarse fuera de la ley”.

En democracia, toda autoridad pública está sujeta a la ley. “Quien quiera romper la legalidad --añade-- , debe empezar por renunciar a su cargo”. Por su parte, Cañeque agrega que, en la tradición del liberalismo,”desde Locke y Montesquieu hasta Popper, la desobediencia a las leyes desde el poder es considerada un acto superlativo contra las libertades y los derechos civiles”.

6) Represión Vs. imposición

El uso de la fuerza policial por parte del Estado durante el referéndum ilegal del 1 de octubre sitúo el conflicto catalán en el mapa internacional. Botella considera que fue “una mancha en el expediente jurídico del Gobierno español”, pero en ningún caso puede asimilarse a la represión que la comunidad negra sufrió en algunos estados sureños de Estados Unidos.

"La aplicación de normas como el artículo 155 es un mecanismo que contemplan muchos Estados democráticos, en caso de incumplimiento de normas por parte de autoridades territoriales: la frecuente suspensión de la autonomía de Irlanda del Norte, sustituida por el "direct rule" desde Londres, o la movilización de la Guardia Nacional en Estados Unidos por el presidente Lyndon Johnson, para que los alumnos negros pudiesen acceder a escuelas y universidades en Estados del Sur, son ejemplos de la imposición de la legalidad por encima de intentos de desobediencia por parte de administraciones públicas y gobiernos", sostiene Botella.

7) Igualdad vs. privilegios

Otro de los episodios que a menudo cita el nacionalismo catalán es el de la mujer afroamericana Rosa Parks, que desobedeció la normativa que le obligaba a sentarse en la parte trasera de los autobuses.

Parks, como todo el movimiento de los derechos civiles, luchaba por la igualdad. Es decir, contra leyes discriminatorias contra una parte de la población. En España, en cambio, no hay ninguna ley que atente contra los catalanes o que les discrimine frente al resto de españoles. Todos los ciudadanes del Estado son iguales ante la ley.

8) Derechos civiles Vs. derechos colectivos

Botella considera que la “violación de la normalidad institucional y parlamentaria" llevada a cabo por la mayoría parlamentaria y el Govern durante la aprobación de las llamadas leyes de desconexión el 6 y 7 de septiembre de 2017 hasta la actual suspensión de la actividad parlamentaria "atenta contra los derechos ciudadanos”. En este sentido, los derechos civiles que se vieron erosionados fueron los de los ciudadanos no independentistas.

Otra de las diferencias es que mientras el movimiento que abanderaba Luther King luchaba por conquistar unos derechos como ciudadanos, el nacionalismo apela a los derechos “de un pueblo”. Los líderes nacionalistas hablan a menudo del "derecho a la autodeterminación" que, de acuerdo con la ONU, está circunscrito a las colonias sin representación política o a los territorios donde se atente contra los derechos de sus ciudadanos

9) Acceso a la educación Vs. control de la educación

Uno de los puntales del movimiento de los derechos civiles de la comunidad afroamericana era el acceso a la educación y el fin de la segregación racial en las escuelas.

En Cataluña, la educación es una competencia transferida a la Generalitat desde hace más de 30 años y quienes han presentado quejas son las familias que quieren una educación bilingüe frente al sistema de inmersión lingüística actual.

10) Parias Vs. sistémicos

Si la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca se considera todo un hito es también por el ostracismo que durante décadas sufrió la comunidad negra y los obstáculos que tuvo que superar para ganar visibilidad.

De forma diametralmente opuesta, en Cataluña el nacionalismo ha sido siempre sistémico y ha contado, entre otros, con una televisión pública o un sistema educativo propio.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información