El diabólico doctor Iceta

Ramón de España
5 min

Les puedo asegurar, pues lo conocí en una fiesta en casa de Isabel Coixet y lo vi bailar con su ritmo inimitable, que Miquel Iceta es un señor muy simpático y con un notable sentido del humor, comparado sobre todo con lo que se estila entre sus colegas. Eso sí, como político es, probablemente, uno de los discípulos más aventajados de Maquiavelo que uno haya visto jamás. Lo está volviendo a demostrar con la gestión de la pírrica victoria de su Némesis, el Tete Maragall. Alguien menos proactivo se hubiese conformado con la situación, llegado a la conclusión de que San Joderse cayó en lunes y dispuesto a pasar los próximos años instalado en la leal oposición a ERC. Iceta no. Iceta --lo imagino con papel y lápiz, echando cuentas en su despacho mientras sonríe de manera demoníaca-- observó que Colau tenía los mismos escaños que el Tete y que sumándoles los suyos y los de Valls, la cosa daba la bonita cifra de 21 concejales. ¡Mayoría absoluta! Alternativa, pero mayoría. Y ya tenemos a toda la prensa indepe subvencionada, valga la redundancia, temiendo la conjura de los unionistas para enviar al Tete a la residencia o a hacer cola en el Everest, da lo mismo.

El diabólico doctor Iceta no hubiese puesto en marcha esta conspiración palaciega de no ser por la manía que le tiene al Tete y que éste se ha ganado a pulso por traidor al socialismo, tránsfuga, soberanista sobrevenido y, sobre todo, uno de los que más contribuyó a dejarle sin la presidencia del Senado, que ahora ocupa nuestro común amigo Manuel Cruz. Pero lo que convierte la jugada de Iceta en magistral es la maniobra para acabar con Ada Colau a corto o medio plazo, pues haga lo que haga nuestra Evita puede salir trasquilada. Iceta le pide que haga algo que no ha hecho durante sus cuatro años de mandato municipal: definirse. Cuatro años en los que Ada ha sido independentista y no independentista, dependiendo del momento y la situación. Ahora, si quiere mantener la poltrona cuatro años más, va a tener que escoger entre la izquierda y los separatistas. Y se incline por quien se incline, va a pringar: si se va con el Tete, adiós a la equidistancia y rebote de un sector nada desdeñable de sus votantes; si se va con Collboni, revuelta de los pisarellos y los assensios, y acusaciones de aceptar la ayuda de Valls, el Anticristo francés, para mantenerse en el poder.

Por otra parte, poco poder puede esperar con el Tete, aparte de que se alinea definitivamente con los independentistas. Con los sociatas puede mandar más --por mucho que le toquen las narices, que se las tocarán, Collboni y Valls-- y, sobre todo, mantener una de las pocas plazas de mérito que comunes (y corrientes) y pabloides conservan tras las elecciones municipales. Haga lo que haga, insisto, pringará a medio plazo. Yo creo que esa es la idea del diabólico doctor Iceta: deshacerse con una carambola de Ada y el Tete, el uno en vivo y en directo y la otra en diferido.

Me imagino a Iceta en su gabinete, tomando conciencia una vez más de la mente privilegiada que le dio el Señor para que la pusiera al servicio del socialismo y celebrándolo poniéndose a bailar, proyectando brazos y piernas como el vacíapistas que yo vi en acción en casa de Isabel, mientras suena I Will survive, It´s raining men o cualquier otro clásico inmarcesible de la era disco.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información