Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La artista Virgen María / INSTAGRAM

Virgen María: "No me da miedo que me llamen trabajadora sexual"

La hija de Verónica Forqué reivindica su faceta de artista y confiesa que ha sido víctima de "mucha persecución"

16 min

Virgen María es el nombre artístico de María Forqué, una joven que lleva varios años en el mundo de la performance y la música y a la que le cueste ponerse etiquetas.

Hija de Verónica Forqué, empezó a ser famosa por un controvertido anuncio de Loewe cuando apenas era una adolescente y por el que incluso la amenazaron de muerte. Un hecho que para ella es agua pasada, ya que confiesa que siempre ha tenido que escuchar cosas por ser hija de quien es.

Arte, sexo y polémica

Pero desde que salió de la carrera de Bellas Artes, María se ha labrado un nombre propio en el mundo de la música y las artes performáticas. Su reivindicación del desnudo y la sexualidad sin censuras le han supuesto muchos vetos y polémicas, algo a lo que prefiere no hacer mucho caso.

Más allá del qué dirán y de las acusaciones de banal o freak, Virgen María defiende su arte y acepta todas las críticas que le puedan llegar. En una conversación con Crónica Directo repasa su trayectoria, su arte y sus últimas controversias. Sí, también la de la venta de bragas usadas.

 

 

Virgen María se considera trabajadora sexual en la entrevista con Crónica Directo

--Pregunta: 'Performer', dj, artista visual,… ¿cómo se definiría?

--Respuesta: Mi trabajo se divide en artista y trabajadora sexual, ya que siempre uso el desnudo y la sexualidad para comunicarme. Yo creo que lo más coherente sería unir esas dos cosas. Porque luego también hago imagen, música… No te vas a poner a decir toda la lista.

--Pero trabajadora sexual se asemeja a prostitución muchas veces, ¿no da un poco de miedo?

--No. Yo apoyo el trabajo sexual de cualquier manera, por lo que no me da miedo.

--¿Eso le ha generado problemas con alguna rama del feminismo?

--Sí, claro, pero nunca le puedes gustar a todo el mundo. Yo sí que apoyo a cualquier mujer que piense lo que quiera. Lo respeto. Todos podemos tener puntos de vista diferentes siempre que se respete lo que hacen los demás.

--¿Cree que su trabajo ayuda a visibilizar el cuerpo de la mujer sin tapujos? ¿Lo que hace es un acto reivindicativo en este sentido?

--Total. Personalmente, he sufrido mucha persecución, he sido señalada por explotar y comunicarme a través de mi desnudo y mi sexualidad. Yo lo reivindico como algo positivo y lícito, como cualquier otra manera, solo que esto está muy contaminado y muy juzgado como algo malo. Yo siempre lo plasmo de una manera muy natural porque no me parece nada malo.

--¿Ha recibido algún tipo de amenaza por redes?

--Por lo del anuncio de Loewe sí que hubo una persona que me escribió “ojalá te mueras”. Pero no, recibo más apoyo que odio.

--¿Qué quedó de la chica del anuncio de Loewe?

--Ahí estaba yo con mi media cabeza rapada.

--¿Le molesta?

--No, yo me río mucho de mí misma. Aunque no lo parezca soy supergraciosa y en todos mis vídeos hay un punto de absurdo y de reírme de mí misma. Como siempre se ha cuchicheado a mis espaldas, por lo de ser hija de Verónica y tal, el anuncio de Loewe fue algo más. Todas las parodias que hay me parecen lo más. Pero soy un poco absurda. ¿Por qué no hacer gracia?

Virgen María con una cola mecánica de gato
Virgen María con una cola mecánica de gato

--¿Tiene algo que ver con el nombre? ¿Por qué lo eligió?

--Cuando yo salía de adolescente, en las discotecas pinchaban solo hombres y eran como Mesías predicando con su música. Y como me llamo María y soy como lo contrario a la Virgen María fue una cosa irónica. Es como “yo soy la Virgen María”, alguien que representa más a una mujer libre, no alguien que se queda embarazada de una paloma. Era esa mezcla.

--¿Cuándo empezó esta parte artística? ¿Fue en las discotecas, durante la carrera de Bellas Artes?

--No, es de siempre. De pequeña dibujaba chicas desnudas, de adolescente me gustaba mucho el desnudo… Siempre me había atraído mucho lo que desde Grecia era el arquetipo del cuerpo desnudo de la mujer. Hice Bellas Artes porque me gustaba mucho dibujar y no tenía muy claro qué quería hacer y mis padres me animaron. Pero al acabar, empecé a encontrar el mundo de las performances y desnudos. Y la música siempre me gustó, pero hasta que no encontré a Naive Supreme, que es la persona con la que hago música… Porque yo de producción puedo hacer algunas cosas, pero no sé hacerlo bien. Pero la música completó mucho las performances.

--Y con la música no le va mal, actuó en 2019 en el Sónar. ¿Cómo fue esa experiencia?

--Fue increíble. Estar en un festival con tanto nombre y de tu país fue un honor y un sueño hecho realidad. Una especie de consolidación y de apoyo a mi música y al show.

--¿Qué le tira más, la música, la 'performance'?

--Todo es muy diferente. En el Sónar es divertido porque actúas frente a la gente, como al hacer shows de pole dance. Tocar música y que la gente se vuelva loca es lo más. En redes ya es un trabajo más personal. Lo bueno de las redes es que puedes producir más, pero el directo es el directo.

--Es muy activa en redes y hay mucho trabajo de edición. ¿Le atraen las posibilidades de la tecnología?

--Me encanta la tecnología, las redes, lo irreal, sobre todo. Ya que te dan la oportunidad de alejarte de la realidad me parece muy interesante.

--¿Y cómo lleva la censura? En algún momento le cerraron la cuenta.

--Al principio, me jodió porque tenía unos 100.000 seguidores. Me molesta, pero me ha ayudado a desarrollar más mi creatividad y no quedarme solo en el desnudo y la sexualidad y darle una vuelta más, y me ha ayudado a evolucionar mi creatividad. Pero también tenemos dos plataformas de OnlyFans, una artística y otra personal, así que la censura ha permitido que yo también me pueda lucrar económicamente, para que la gente pueda ver nuestra obra sin censura.

 

 

Virgen María y su visión sobre los desnudos, durante la entrevista con Crónica Directo

--¿Cuál es la diferencia entre ambas cuentas y qué ofrece en ellas que no se ve en Instagram?

--Blex, que es la que tengo con Naive Supreme, hacemos contenido visual y artístico sin censura. Videoclips, vídeos, fotos sin censura y explícito. Hay contenido explícito y sexual artístico. En el personal también hay contenido explícito y sexual. pero no artístico, más estándar.

--Esos vídeos y 'performances', por eso, han generado fuertes críticas. ¿Le molesta que vean el desnudo y no la parte artística?

--Como yo sí lo veo, no me molesta porque también tengo mucho apoyo, en realidad. Soy consciente del estigma que hay ante el desnudo y la sexualidad y que si haces algo un poco provocador va a haber alguien a quien no le guste ni lo acepte. Pero si no les gusta, es lo que hay. Tampoco lloro por las noches por ello. No creo ir de original, pero ya actuar desnuda tiene un prejuicio y no puedo pretender ser mainstream.

--Eso le ha generado críticas, pero también repercusión internacional, ¿dónde ha triunfado?

--Se me ha dado prestigio en muchos lugares y en revistas muy importantes de fuera de España. Que Vogue España nunca me coja me da igual, porque Purple o revistas más artísticas me han cogido de referencia. Que plataformas del arte, de la música y de la moda te apoyen te hace entender que lo que haces vale la pena. Hemos estado en Japón, Estados Unidos, Reino Unido

--¿Cómo describiría sus 'performances'?

--El show en directo es la suma de canciones y barra de pole. Además, actúo siempre desnuda o semidesnuda para enfatizar la figura del desnudo y muy escultórico. Eso es lo que vas a encontrar si vas a un show de Virgen María, resumiendo. Pero la experiencia de internet es más fotos raras y sexis que te descuadran.

--¿Piensa seguir explorando el desnudo? ¿Cuáles son sus líneas de exploración artística?

--Vivo bastante en el presente e intento innovar lo más posible en mi día a día, exploramos nuevas apps o técnicas para hacer vídeos de distinta manera. Mi plan es siempre estar en evolución.

--Habla mucho en plural de su trabajo, ¿por qué?

--Porque me ayudo de mucha gente, hay cosas que hago sola, pero en la mayoría tengo a mi núcleo duro. Me parece irreal venderle a la gente que las cosas se hacen solas. Hay que dar crédito a la gente con la que trabajas.

--¿Cuáles son sus referentes?

--Mainstream serían Maria Abramovic y Yoko Ono. En la música, el hard style, el hardcore, el reguetón y la música más sexual. Y luego el anime, el hentai, el imaginario japonés.

Vigen María en la barra de pole dance
Vigen María en la barra de 'pole dance'

--¿Cómo le ha afectado la pandemia?

--Me ha hecho dar cuenta de que debo enfatizar mi lado virtual. A raíz de la pandemia me hice Twitch y OnlyFans, por ejemplo. En realidad, tal y como va el planeta, parece que va a haber muchas más pandemias o confinamientos, por lo que ser virtual es el futuro. El lado negativo es que se me han cancelado muchos trabajos físicos, los conciertos, pero me ha hecho valorarlos más. Pero ya llegarán los conciertos.

--Cree que se ha gestionado bien?

--No, se ha gestionado fatal. Todo tiene una doble moral increíble. Yo en pandemia he viajado en trenes y aviones que están a petar, pero apenas se puede ir al cine y al teatro, los conciertos baneados… Me parece todo tan gratuito que no lo entiendo. Luego vienen los alemanes aquí… Hay una doble moral y una destrucción de la cultura gratuita que no debería ocurrir.

--Hablando de polémicas, hace poco se dijo que vendía o vende bragas usadas ¿Es cierto?

--Sí, pero lo hice hace mucho tiempo. Era una cosa al estilo Mierda de artista de Piero Manzoni mezclado con el mercado japonés de venta de bragas usadas. Quise hacer un proyecto de este estilo, como yo soy la pieza de arte. Fue una acción más de reivindicar eso. Pero no es algo que hago todo el tiempo. Aunque si alguien quiere comprarme un montón de bragas yo encantada, pero no es algo a lo que me dedico tampoco, fue una acción puntual.

--¿Qué le diría a la gente que la critica?

--Hace unos años ser actriz estaba muy mal visto, era como ser prostituta; yo, a través de diferentes vertientes, lucho contra el tabú que existe en torno al desnudo y la sexualidad. A mucha gente le puede parecer banal que esté desnuda, pero la realidad es que no hay mucha gente que lo exprese y al final eso nos reprime. No digo que todo el mundo tenga que ir desnudo, pero que no exista esa vergüenza y ese tabú. Con el cuerpo y la sexualidad es con lo que se crea vida y es como superdivino. Como hacer el amor, que es conectar y amar a otra persona, por lo que se tendría que ver como algo bello y admirable.

--La pregunta es casi obligada, ¿cómo lo ve su madre?

--Mi madre siempre me apoya. Sí que, con el tema del desnudo, al principio, le asustaba un poco. Pero cuando vio que la gente lo entendía, que yo tenía un discurso y no era gratuito lo acabó entendiendo, lo valora un montón y le parece muy valiente.

--¿Ha asistido a alguna actuación suya?

--Sí, a la del Sónar.