Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del anuncio que ha protagonizado Tamara Falcó /EUROPA PRESS

Tamara Falcó se emancipa, aunque será vecina de su madre

A muy pocos días de que se convierta en marquesa de Griñón, la hija de Isabel Preysler se ha enfundado un vestido de película para grabar un anuncio en el centro de Madrid

3 min

Sin lugar a dudas, este 2020 ha sido el año Tamara Falcó. La hija de Isabel Preysler se ha convertido en una de las estrellas del momento después de convertirse en ganadora de la cuarta edición de Mastercheff Celebrity. Tras la muerte de su padre, Carlos Falcó, hace tan solo ocho meses, Tamara tiene ahora más motivos que nunca para sonreír. A sus 39 años, recién cumplidos, ha encontrado el amor a la vez que se ha comprado un piso.

El nuevo nidito de amor de Tamara

Recientemente, la colaboradora de televisión compartía un vídeo de sus últimas vacaciones en Estepona, donde una conocida promotora inmobiliaria le ofrecía hacer uso y disfrute gratuitamente de uno de sus exclusivos áticos en primera línea de mar. Casualidad o no, se trata de la misma empresa encargada de construir un lujoso complejo residencial a tan solo 200 metros de Villa Meona, la casa de su "mami". De hecho, se trata de la finca por la que Tamara ha roto el cerdito y ha adquirido su primera vivienda.  

Tal y como apuntan fuentes cercanas a "Tami", la hija de Isabel Preysler ha comprado sobre plano un inmueble que está previsto que esté terminado para dentro de dos años". Según la página web de la constructora, la horquilla de precios por piso oscila entre los 610 mil euros y el 1.5 millones de euros. ¿Sera este su nuevo nidito de amor junto a Iñigo Onieva?

Un vestido de película

Por si esto fuera poco, ya faltan muy pocos días para que sea reconocida oficialmente con el título nobiliario que le dejó en herencia su progenitor. Además, la futura marquesa de Griñón ha sido la protagonista de un anuncio de película que se ha rodado en el centro de Madrid.

Las calles de la villa y Corte se han convertido en el escenario perfecto para que la hija de Isabel Preysler se haya enfundado el "mejor vestido de Pronovias". Un traje de auténtica princesa en color rojo carmín y con la espalda totalmente descubierta que le sienta como un guante.