Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La reina Sofía en un acto público / EP

La Reina Sofía y su novio de sangre azul

La mujer de Don Juan Carlos y Harald de Noruega fueron los protagonistas de un amor de verano en 1960

5 min

La historia se repite. Noruega se cruza con la monarquía española. La periodista especializada en Casa Real, Pilar Eyre, ha revelado que Doña Sofía estuvo locamente enamorada de un joven noruego, con quien además protagonizó un noviazgo antes de casarse con el Rey Don Juan Carlos. Se trata del Rey Harald de Noruega, que en su momento fue un joven seductor practicante del poliamor y que rechazó a la que sería Reina de España para casarse con Sonia, la reina de Noruega.

Y es que según parece, corría el año 1960, cuando la reina helena, Federica de Hannover, mandó a su hija y a su sobrina a unas regatas de velero que se celebraban cerca de los Fiordos Noruegos. Un paraje único e idílico, donde a Sofía, de 22 años, se le despertaría la llama del amor. Algo que también le sucedió a su prima Tatiana. Dos mujeres y un mismo destino, conquistar a Harald. Un hecho que supuso una enemistad fatal durante un largo período entre las dos primas de sangre azul.

Amor entre principes

Harald que era considerado como el joven más guapo de toda la realeza europea, hacía uso de su atractivo para encandilar a sus pretendientas. No fueron pocas las ocasiones en las que la prensa inmortalizaba los momentos que una joven Sofía y un apuesto Harald compartían a bordo de un velero haciendo gala de su amor. Pero no era oro todo lo que relucía.

El monarca noruego por aquel entonces mantenía una relación paralela con Sonia, su futura mujer, y con una azafata de vuelo que cuando estaba en Oslo... acudía a visitarla a menudo. Sofía que pese a ser conocedora de ello, continuaba apostando por la relación, vio como la corte noruega se trasladaba hasta la isla de Corfú para disfrutar del buen tiempo del mes de agosto. Una situación propiciada por la mismísima reina helena con el objetivo de que el rey Olav de Noruega, diera el visto bueno para realizar la anunciación de matrimonio.

Rey Harald de Noruega / EP
Rey Harald de Noruega / EP

Una tercera persona

Todo iba sobre ruedas, hasta que volvió a aparecer Sonia. Aunque Harald no pudiera negar estar enamorado de ella, el joven no estaba por dejar de ser un alma libre y eso a Sonia la volvía loca. Eran tales los ataques de cuernos que llegó a sufrir que le amenazó de matarlo para después suicidarse si no se casaba con ella.

Un auténtico escándalo para la monarquía que había que evitar de todas, todas. Y así fue. Sofía era despechada y Harald se prometía con Sonia, la reina de Noruega. A fecha de hoy, una relación de lo más afianzada dentro de las Casas Reales europeas.

La reina Sofía, sonriente, en un acto público / EP
La reina Sofía, sonriente, en un acto público / EP

Desafortunada en el amor

Y es que Sofía, no parece haber estado agraciada por la flecha de Cupido. Si hace pocos días era la amiga entrañable del emérito, Corinna Larsen, quien desvelaba que el matrimonio de los reyes de España vino impuesto por el dictador Francisco Franco, ahora parece que, Sofía, un año y poco antes, había sido despechada por el joven apuesto y además heredero al trono noruego.

Sea como fuere, esta no sería la única vez que Noruega se cruzaría con la monarquía española. Tan solo, la primera. A posteriori, algo muy parecido sería lo que le sucedía a  su hijo Felipe VI, Rey de España, con Eva Sannum, una joven modelo y publicista que nunca llegó a ser aceptada por los monarcas y por el sector más conservador de este país.