Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manuel llora al ver a Lucía abandonar la hoguera de 'La isla de las tentaciones' / MEDIASET

Lucía se marcha a casa sola... y Manuel se va con Fiama

La última 'hoguera de confrontación' de 'La isla de las tentaciones' cuenta con todo: lágrimas, rencor, mentiras, reproches... y empoderamiento

6 min

Finalmente, Manuel ha acudido a la hoguera de confrontación con Lucía, pero con un semblante muy distinto al que le ha caracterizado todas estas semanas en La isla de las tentaciones. En vez de lucir su lado más macho y seguro, el concursante ha estado llorando durante todo el cara a cara con la que ya es su expareja.

Visiblemente afectado por cómo ha acabado su historia de amor, el andaluz se ha mostrado firme en sus decisiones, pero arrepentido por el trato que le ha dado a su exnovia. De hecho, una vez finalizado el encuentro, ha salido arrastrándose hacia ella para un último abrazo. Un intento de cariño que ha acabado con la tajante respuesta de Lucía: "No me toques más".

El pensamiento de Manuel

Cuando Sandra Barneda le ha anunciado la hoguera de confrontación, Manuel ya lo tenía claro: "Yo he hecho lo que he sentido y ella todo lo está haciendo por despecho. Ella me está intentando pagar con la misma manera. Yo habré hecho cosas mal aquí, pero ella también las ha hecho allí".

Pero también ha demostrado tener conciencia, y ha reconocido que se arrepiente del daño causado "pero no de lo que he hecho hasta ahora". Unas palabras que pronunciaba con total convicción y seguridad, hasta que se ha encontrado con Lucía. Un momento en el que el andaluz se ha derrumbado como nunca.

Lucía ignora las lágrimas

Convertido en un mar de lágrimas, Manuel ha intentado disculparse. Pero Lucía ha hecho toda una exhibición de empoderamiento al no permitirlo: "Qué falso eres. No llores. Más vas a llorar cuando llegues a la realidad. Qué pena lo que eres". Unas acusaciones por las que el concursante ha pedido una tregua: "No seas tan fría tampoco...".

Pero Lucía no estaba para tonterías, y le ha dejado claro que es "un pedazo de sinvergüenza y un asqueroso que no tiene perdón de Dios por las asquerosidades y guarrerías que has hecho desde el primer día. Mentiroso de mierda". Unas palabras que le han salido del alma al ver las lágrimas de su exnovio.

Las disculpas del andaluz

Por todo ello, a Manuel no le ha quedado otra que pedir disculpas por todo lo mal que se lo ha hecho pasar: "Yo he metido la pata aquí porque me he dejado llevar por lo que he sentido. Yo no quería hacerte daño. Yo no te he querido engañar nunca", le ha asegurado el andaluz. Pero Lucía lo tenía claro: "Te tengo que dar hasta las gracias porque te quería por encima de mi. Y yo estoy mucho más por encima".

Y es que la concursante no reconocía ni la cara del que ha sido su novio durante tres años, y lo único que podía sentir por él era "vergüenza ajena, decepción, y pena por el tiempo que he perdido con él". Eso sí, ha admitido que lo quiere y lo va a querer siempre, hasta que llegue el día en el que no sienta nada por Manuel.

La decisión final

Sandra Barneda ha finalizado el encuentro al obligarles a tomar la decisión que acarrea una hoguera de confrontación, y Manuel lo ha tenido muy claro: "Cuando estoy con Fiama estoy súper bien, muy cómodo. Me siento bien y soy yo en todo momento, y a Lucía la quiero y la voy a querer para siempre", pero ha elegido irse de la isla con la canaria.

"Quiero salir de aquí conociendo a Fiama porque es lo que siento". Unas palabras que han ayudado a Lucía ha tomar la decisión definitiva: abandonar La isla de las tentaciones sola. Una vez decidida, la andaluza se ha levantado de la hoguera para despedirse de sus compañeras. En ese momento, Manuel ha salido corriendo detrás de ella para que su exnovia se despidiera de él, para que le diera un último abrazo o le dejara acariciar su brazo... pero no. Lucía ha aguantado la compostura y, muy firme, lo ha mandado a tomar viento para evitar pasar más vergüenza de la que ya ha pasado.