Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La mediática pareja, Sara Carbonero e Iker Casillas, juntos durante unas vacaciones / EP

Iker Casillas y Sara Carbonero, crónica de una separación anunciada

La mediática pareja ha puesto fin a su historia de amor tras varios meses de rumores, en los que ya hacían vida por separado en diferentes casas

4 min

Sara Carbonero e Iker Casillas han puesto punto final a su romántica historia de amor tras varios meses de rumores con un comunicado conjunto subido a sus cuentas de Instagram. De hecho, varios medios mencionaron que su crisis matrimonial empezó antes de que la pareja se mudara de Oporto a Madrid. Un momento en el que ambos habrían decidido vivir por separado.

Y es que, pese al disimulo con sus proyectos profesionales, el colaborador del programa de Telecinco Ya es mediodíaMiguel Ángel Nicolás, soltó la bomba de que Sara estaba arreglando "su casa de la Finca" --en Pozuelo de Alarcón, donde vivieron antes de mudarse al país vecino-- y Casillas "la suya de Pintor Rosales". Una exclusiva con la que puso en duda el buen momento de la relación, y que ahora se ha confirmado.

Un duro final para su romance

Los últimos años de vida del matrimonio en Portugal fueron muy duros. El exportero del Real Madrid tuvo que retirarse prematuramente del fútbol tras sufrir un infarto. Y poco tiempo después, la periodista anunció que tenía cáncer de ovario y debía empezar un tratamiento.

Una vez recuperados, ambos volvieron a Madrid, de donde salieron, para estar de nuevo cerca de sus familias y sus amigos. Lugar en el que iniciaron sus nuevos proyectos profesionales y donde empezaron a surgir las dudas. De hecho, sobre si vivían separados, se apuntó a que era una simple reforma y que nadie sabia si luego iban a rejuntarse una vez acabadas las obras... o harían como muchos otros famosos que siguen juntos, pero con convivencia a distancia.

La gota que colmó el vaso

El último bombazo que animó las especulaciones fue la exclusiva lanzada por la revista Diez Minutos, en la que aseguraban que Iker Casillas se había comprado un piso de lujo en pleno centro de Madrid, en la zona de Parque del Oeste, cerca de la Moncloa. Una vivienda por la que pagó tres millones de euros y que, por lo que se ve en las escrituras, solo aparece él como propietario.

Pese a ello, la pareja desmintió en todo momento este tipo de especulaciones, al igual que su entorno más cercano. Y, como siempre han hecho, lo mantuvieron todo en un plano privado en el que rechazaron sacarlo a la luz mediática. Un secretismo que ha durado hasta ahora, y que supone el fin de una idílica relación de la que han salido sus dos hijos, los pequeños Martín y Lucas.

Cedieron a la presión mediática

Según la información que manejaban varios periodistas, la pareja quiso hacerlo público antes de volver de Portugal, pero los problemas de salud que sufrieron ambos se lo impidió. Y ahora, cuando estaban preparados para dar el paso, Sara sufrió un nuevo revés que la obligó a ingresar en el hospital.

Pero la presión mediática de estos días, después de que la revista Lecturas lanzara el bombazo como exclusiva, los puso contra las cuerdas. Por ello, finalmente, la ya expareja cedió a los medios y decidieron zanjarlo con un comunicado conjunto, sin admitir preguntas ni valoraciones, para poder seguir con sus vidas en la más estricta intimidad.