Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
La periodista Sara Carbonero, mujer del futbolista Iker Casillas / EP

Sara Carbonero, ingresada de urgencia e intervenida por una recaída del cáncer

La periodista tuvo que ser trasladada al hospital el pasado 5 de febrero, apenas unos días después de su 37 cumpleaños

3 min

Un nuevo y durísimo palo ha impactado de lleno en el matrimonio de Iker Casillas y Sara Carbonero: la periodista ha sido ingresada de urgencia debido a una recaída del cáncer de ovarios que sufre desde 2019. Un contratiempo por el que incluso ha tenido que ser intervenida, cuando parecía que la pareja estaba completamente recuperada de sus problemas de salud.

Sara se encuentra hospitalizada desde el pasado 5 de febrero en la Clínica Navarra de Madrid, apenas unos días después de su 37 cumpleaños. Por el momento no han trascendido más detalles sobre su estado de salud, pero todo apunta a que se encuentra recuperándose de la operación.

No consiguen levantar cabeza

El diario Acb ha publicado en exclusiva la noticia de la recaída de Sara Carbonero, un contratiempo que la ha llevado de nuevo al quirófano. Pese a que últimamente se ha conjeturado con un posible divorcio, fuentes cercanas a la periodista aseguran que Iker Casillas no se separa de ella mientras se recupera de la intervención.

La pareja demuestra una vez más que sigue tan unida como el primer día pese a que la vida les ha dado de nuevo un duro revés. Justo cuando parecía que ambos retomaban sus vidas con aparente normalidad, recuperados ella del cáncer y el él de un infarto, la periodista retoma su dura batalla contra la maldita enfermedad.

Duro golpe para Sara Carbonero

Hace apenas unas semanas, el temporal Filomena aplazó la vuelta a los medios de comunicación de Sara Carbonero. Pero ni el frío ni la nieve le impidieron acudir finalmente a Radio Marca para estrenarse como colaboradora del programa T4 con su sección Que siga el baile.

Un nombre con un significado muy especial para la periodista, dado que se lo puso porque “siempre hay que seguir bailando y, aunque la vida no es el baile que hemos imaginadohay que seguir”. Unas palabras que ahora tienen más sentido que nunca, y que seguro que su marido trata de recordárselas en estos complicados momentos.