Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presentador de 'El precio justo', Carlos Sobera / EP

Los espectadores de 'El precio justo' critican el ritmo del programa: "Demasiada velocidad"

El regreso del mítico concurso de la televisión fue muy celebrado, pero el horario elegido para el estreno y su frenético transcurrir molestaron a muchos

4 min

El lunes 5 de abril, Telecinco revivió uno de los concursos más míticos de la televisión: El precio justo. El espacio, presentado ahora por Carlos Sobera, fue uno de los programas más vistos del día, y despertó mucha nostalgia entre los espectadores que vieron nacer el formato hace ya 23 años. Sin embargo, este regreso no gustó a todos.

Varios internautas criticaron que el estreno de El precio justo fue muy rápido. Pero no por el tiempo de duración, si no por el ritmo y la velocidad del programa. A la televisión se le pide siempre agilidad y frescura, pero parece ser que el resurgir de este icónico concurso volvió con el acelerador pisado hasta el fondo. Y a esta crítica, además, se le suma la franja horaria elegida: pasado el criticado prime time español.

Vuelve un mítico de la televisión

Telecinco anunció el regreso de El precio justo para suplir el hueco que dejó Pasapalabra. Este formato tan popular fue presentado en su día por Joaquín Prat entre los años 80 y 90, en TVE, y la cadena pública lo recuperó años después con Carlos Lozano. Pero su última emisión tuvo lugar en Antena 3, con Juan y Medio como maestro de ceremonias.

Mediaset se quedó huérfana en su parrilla con el adiós de Pasapalabra y, pese a intentarlo con El tirón, apostó por el histórico concurso para competir con esa pérdida, ahora en manos de Atresmedia. La intención es que ocupe el horario televisivo en el que reina el programa presentado por Roberto Leal, pero Telecinco decidió testearlo primero un día en el que la parrilla estaba bastante vacía.

Un ritmo frenético y veloz

El programa empezó 15 minutos más tarde de lo anunciado, para no coincidir con El Hormiguero, y lo hizo como si el tiempo se le echara encima. Tan rápido fue todo que los espectadores se perdieron en más de un momento, sin entender muchas de las dinámicas de las pruebas. Además, la euforia del público y los concursantes, sumada a las de Luis Larrodera y Carlos Sobera, dificultaron seguir el hilo del concurso: ​"Nunca hemos agradecido tanto seis minutos de publicidad", resumía un tuitero.

El público fue comparado con el de La ruleta de la suerte, para que se entienda el ritmo. Un entusiasmo comprensible al mediodía, pero cargante de madrugada. Demasiada velocidad para una franja horaria tan nocturna, aunque todos ellos coinciden en celebrar el regreso de El precio justo. Eso sí, si todo se mantiene igual, esperan que el concurso pase a las tardes y con una marcha menos, para poder disfrutar del programa al máximo.