Menú Buscar
Primeras actuaciones de los vigilantes de seguridad en huelga indefinida por los impagos de Ombuds / CG

Los vigilantes de Ombuds preparan nuevas movilizaciones tras iniciar la huelga

Los servicios mínimos se cumplen a rajatabla en el primer día de una protesta a la que se han unido el 90% de la plantilla de la empresa de seguridad privada en Cataluña

17.07.2019 00:00 h.
5 min

Los vigilantes de seguridad de Ombuds irán un paso más allá en su denuncia sobre la situación laboral a la que les ha llevado la empresa. A la huelga indefinida convocada por ADN Sindical y la Asociación Profesional de Seguridad y Servicios de Tarragona (APSS-T) que se ha iniciado esta semana se le sumará un nuevo calendario de movilizaciones que empezarán el próximo lunes.

Todos los empleados del grupo en Cataluña, casi 300 personas, están llamados ese día a la hora punta de la entrada de personal de la Ciutat de la Justícia de Barcelona con el objetivo de protestar ante la institución. Quieren hacer público de forma explícita que el 80% de los trabajadores del grupo no han cobrado ni la nómina de junio ni la paga extraordinaria que debían recibir hace tan sólo una semana.

8.000 personas sin cobrar

La empresa de vigilancia privada de la familia Cortina y el fondo estadounidense JZI entró en preconcurso de acreedores poco antes de reconocer que no podía hacer frente a las retribuciones de sus empleados. La plantilla llega a las 8.000 personas en todo el país, ya que el grupo es uno de los gigantes del sector.

Ombuds dispone de tres meses, ampliables a cuatro, para buscar el balón de oxígeno económico que necesita para continuar con su actividad. La dirección de la empresa, encabezada por Rodrigo Cortina, ha defendido en todo momento que fue la banca con la que trabaja --Santander, Caixabank, Bankia y Credit Agricole-- la que le arrastró a la situación de insolvencia al cortarle las líneas de financiación (factoring) con las que trabajaba e intentaba reactivar. Este mismo martes, Alternativa Sindical avanzaba que las entidades han declinado volver a sufragar el circulante del grupo. No es el único problema económico, ya que los impagos a la Agencia Tributaria le han brindado un lugar en la lista de grandes morosos que publica el fisco.

Seguimiento de más del 90%

Desde el grupo aseguran ahora que existe un inversor que estaría interesado en continuar la actividad. Para los trabajadores, los anuncios de Ombuds tienen poca fiabilidad. Sus representantes sindicales recuerdan los impagos y destacan que el seguimiento de la huelga ha superado el 90% en el primer día. Se han respetado los servicios mínimos que decretó la Generalitat, que implicaba que trabajasen el 75% de los vigilantes de FGC, Renfe y los grupos de comunicación a los que da servicio. Esta cifra ha propiciado una queja de los denunciantes.

Con todo, han existido descubiertos que en el caso del transporte público se cubren con la actuación de Mossos d’Esquadra. No es la primera vez que ocurre, ya que el aluvión de bajas médicas que se han producido en las últimas semanas han llevado a los responsables de los ferrocarriles a actuar para asegurar la seguridad de los pasajeros.

Conflicto por las bajas médicas

Esto derivó en otro conflicto entre la dirección de Ombuds y los trabajadores, ya que la cúpula les amenazó con el despido por abandonar sus empleos. Ya han recibido un correctivo de la Inspección de Trabajo, que les recuerda que no pueden acusar a un empleado de una baja médica falsa sin la certificación correspondiente por parte de la mutua privada.

Los afectados justifican que los vigilantes soportan “la violencia gratuita de las personas” en los trayectos que cubren, “si la empresa no paga, ante tanta presión la gente cae”. Esperan que la empresa se retracte de su actuación, algo que no ha ocurrido hasta la fecha. Por ahora, el conflicto laboral sigue en máximos.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información