Menú Buscar
La autopista que enlaza España y Francia en el paso de La Jonquera, la vía principal de conexión entre ambos países por carretera, cortada por manifestantes de Tsunami Democràtic / EFE

Tsunami golpea la economía catalana mientras la Generalitat se pone de perfil

Los suministros industriales y productos perecederos empezarán a escasear a partir de hoy por el bloqueo independentista de la frontera hispano-francesa

12.11.2019 00:00 h.
9 min

20.000 camiones al día. Este es el daño cuantificado en vehículos que está causando el bloqueo de la frontera de La Jonquera (Girona) entre España y Francia que inició la anónima plataforma Tsunami Democràtic el lunes, continúa hoy martes y tiene previsto prolongarse hasta el miércoles. El corte ilegal de tráfico perpetrado por la plataforma secesionista redujo a casi cero la circulación de automóviles y vehículos pesados en la antigua aduana.

Mientras tanto, la Generalitat se limita a ponerse de perfil sin ordenar a los Mossos d'Esquadra que restablezcan la normalidad para proteger el derecho a la libre circulación de las personas y las mercancías y evitar posibles incidentes entre los alborotadores y los transportistas. Lejos de esa actitud, la Consejería de Interior desmentía casi a medianoche de este lunes que hubiera solicitado el apoyo de unidades de los GRS de la Guardia Civil por si hubiera que intervenir en La Jonquera.

Los Mossos cortan el paso a los manifestantes en la Jonquera / CG

Afectación a los alimentos

A partir de hoy, si no la desalojan, afectará los suministros industriales y el abastecimiento de alimentos perecederos. Así lo explica Carlos Folchi, secretario general de la Asociación General de Autónomos-Pymes Transportistas. En conversación con este medio, el representante de la patronal del transporte terreste preveyó tres impactos principales en la economía si los radicales no desalojan la calzada en La Jonquera a partir de hoy martes. "Falta de productos industriales, escasez de materias primas y un impacto sobre el consumidor final", enumeró. Según Folchi, "es muy posible que los grandes mercados al por mayor empiecen a notar alguna falta de producto" si los radicales de Tsunami y los CDR no dejan vía libre a los camiones.

Fuentes sindicales de SEAT avalaron su versión. Dirección y parte social de la factoría del grupo automotriz de Martorell (Barcelona), que trabaja con el principio just in time, evaluaba ayer una situación "con algo de riesgo" por la posibilidad de quedarse sin piezas. "Hay algo de riesgo", insistían.

55 euros por camión y hora

Folchi agregó que el daño sobre las empresas de transporte rodado es "incuantificable". Por lo pronto, las firmas pierden "55 euros por camión parado y hora de corte". A ello se le suman las consecuencias sobre los conductores. "Tienen que parar en lugares no habilitados a tal efecto: en arcenes, párquines y descampados. Nadie se acuerda de ellos y de las pobres condiciones de alimentación y salubridad que sufren", lamentó el directivo, tras criticar que Cataluña "acumula varias semanas de cortes sin avisar". Suscribió esta valoración su compañero Manuel Camuñas, de la Agrupación Sindical de Transportistas Autónomos de Cataluña (Astac). "El corte de La Jonquera está afectando mucho, pues pasan por allí unos 20.000 camiones al día", alertó.

Según Camuñas, los transportistas españoles quedan bloqueados sin poder entregar su mercancía en países como "Francia o Alemania", provocando daños a las centrales de transporte, pero también un efecto contagio al resto de la economía. ¿Cuál es ese daño? "Los primeros afectados serán la industria logística y el automóvil, que trabaja con tiempos muy ajustados con sus pedidos y suministro de piezas", avisó. Según él, el gran público no empezará a notar los efectos del asalto a la autopista AP-7 "hasta mañana miércoles o el jueves", cuando empiecen a faltar algunos productos que no se han podido rotar. Folchi y Camuñas detectan dos consecuencias más por el sabotaje de la frontera. "El encarecimiento de los productos. Si tienes que buscar rutas alternativas a las habituales, gastarás más gasóleo y ello repercutirá en el precio final del producto", explicó el primero. "Se está sobrecargando la frontera con Francia en Irún (País Vasco), tensionando la operativa de las empresas y a los conductores", afeó.

Mercabarna aguanta la respiración

Por el momento, el sabotaje de la arteria en los Pirineos no se está notando en los centros de distribución de productos frescos, como tampoco en el gran consumo. Una portavoz de Mercabarna llamó ayer a la calma y confirmó que el hub de distribución agri-food está evaluando la situación. Realizará un primer balance tras el mercado del pescado que tiene lugar hoy. Otras fuentes del gran consumo indicaron que no hay afectación en la distribución, pues, por un lado, la situación ya se conocía y, por el otro, los transportistas de los híper nacionales están buscando rutas altermativas para abastecer los almacenes. En cualquier caso, el impacto se circunscribiría solo a los productos que entran a España desde el resto de Estados miembros de la Unión Europea (UE), y éstos son solo una minoría.

corte jonquera
Imagen diurna del corte de la frontera con Francia en La Jonquera (Girona) / EFE

Desde las empresas de transporte confirmaron que los gestores de rutas ya preveían afectación en las vías por la acción del independentismo radical desde que Tsunami Democràtic anunció que boicotearía infraestructuras básicas tras las elecciones generales del 10 de noviembre. "No por esperado es menos gravoso. Hemos entablado conversaciones con la Generalitat de Cataluña desde que salió la sentencia del procés [el 14 de octubre], pero nadie nos ha dado una solución para los cortes improvisados de tráfico", lamentan desde Fenadismer.

Clamor para que se abran las vías

Si al estamento político --al menos el independentista-- le faltó ayer lunes contundencia para pedir que se abran las carreteras, el mundo económico se expresó con claridad. Lo hizo por ejemplo Foment del Treball, que alertó de las "graves afectaciones económicas" para las empresas catalanas y del resto de España que tendrá el tapón en la AP-7. La principal patronal catalana llamó al Gobierno catalán de Quim Torra a condenar de forma pública y "contundente" la manifestación en la calzada que convocó Tsunami Democràtic el lunes en tiempo récord y que prosigue a día de hoy. Según el organismo empresarial que preside Josep Sánchez Llibre, se impone "la necesidad de una declaración pública de la Generalitat de Cataluña para facilitar el fin de las protestas, sin perjudicar por eso el legítimo derecho a las movilizaciones".

En términos similares se expresó Aecoc, la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, que aseguró "compartimos el sentir y malestar de los transportistas ante una situación de la que empresas cargadoras también somos víctimas". Alejandro Sánchez, responsable de la cadena de suministro, señaló el elevado número de camiones que cruzan a diario el paso fronterizo ocupado por los secesionistas.