Menú Buscar
La consejera de Agricultura, Teresa Jordà, que ha conseguido que el sector esté en pie de guerra contra sus políticas / EFE

La 'consellera' de Agricultura descalifica a las grandes empresas del cava

Teresa Jordà reprende a grupos como Freixenet, Codorniu y Jaume Serra por elaborar vinos espumosos de bajo coste

3 min

Teresa Jordà, la polémica consellera de Agricultura de la Generalitat, ha arremetido contra las grandes empresas de cava de Cataluña por elaborar productos low cost. “Un vino espumoso de dos euros no seduce a nadie”, ha manifestado en relación a estas compañías, algunas de las cuales han pasado recientemente a manos de multinacionales y son objeto de llamadas al boicot desde un sindicato independentista.

Aunque ha rechazado debatir sobre qué precio debe tener el cava, ha propuesto que no se le relacione con un producto de baja calidad: "No puede ser que se nos relacione con el cava 'low cost".

Contra los grandes

Interrogada sobre si empresas como Freixenet, Jaume Serra y Cordoniu han desvalorizado el precio del cava, ha apuntado que éstas juegan un papel clave por su notoriedad, y que "cuando pasan a ser dirigidas por otros [--el año pasado Henkel compró parte de Freixenet y Carly parte de Codorniu, mientras que Jaume Serra pertenece al grupo García Carrión--] hay cosas que cambian".

En sus declaraciones al diario Ara, Jordà considera que la política de estas empresas no ayuda. "Todo el mundo quiere ganarse la vida, pero el secreto es que nos la ganemos todos, y por tanto no comparto que se paguen estos precios", ha valorado sobre el precio que le ponen a la uva. Esa cuestión es precisamente la que ha originado el intento de boicot citado. "Me gustaría que el agricultor cobrara un precio digno por su uva".

Los animalistas agresivos

Sobre asaltos de grupos de activistas animalistas en granjas, ha explicado que desde la conselleria han elaborado un protocolo de actuación conjuntamente con Interior y que trabajan en la introducción de un artículo a la Ley de Orientación Agraria para que se penalicen estos delitos.

"Hemos empezado a explorar grupos animalistas que tienen sus reivindicaciones pero que también saben que hay maneras y maneras de llevarlas a cabo" ha dicho preguntada por los grupos de presión, y ha descartado haberse reunido con los responsables de asaltos porque según ella no son un grupo organizado sino que funcionan vía convocatorias en redes sociales.