Menú Buscar

Los Sumarroca intentan reducir el tamaño de Teyco para garantizar su continuidad

La familia plantea a la banca una salida al preconcurso de acreedores que pase por una quita de la deuda de 53 millones de euros

08.12.2017 00:00 h.
3 min
El empresario Jordi Sumarroca, presidente de Teyco y Top Proyectos y Contratas, en una imagen de archivo / CG

Los Sumarroca intensifican los contactos los bancos que se han visto atrapados en el preconcurso de acreedores de la antigua Teyco, ahora TOP Proyectos y Contratas, reconocido a principios de septiembre. Plantean a las entidades un programa para garantizar la continuidad del grupo que pasa por reducir el perímetro de la compañía y aplicar una quita a los 53 millones de euros de deuda acumulada que haga viable su futuro, indican fuentes cercanas a la familia. 

De hecho, los gestores quieren declarar la quiebra pero presentar en el mismo momento en el Juzgado de lo Mercantil que proceda el acuerdo con las partes, con la banca. Aunque por el momento no consigue convencer al pool, añaden los mismos interlocutores.

Bancos atrapados en el preconcurso

BBVA es la principal entidad atrapada en el preconcurso con unos cinco millones de euros, seguido de Sareb (3,8 millones) y Banco Santander, que supera los 2,5 millones al quedarse con los créditos que había firmado el Popular con los Sumarroca. Sabadell, Caixabank y Novobanco también tienen préstamos con el grupo.

Se trata de cantidades pequeñas respecto a otras quiebras de constructoras, aunque el problema que se esgrime es la viabilidad real de la compañía. Las fuentes consultadas recuerdan que Teyco ya refinanció sus deudas en julio del 2015 y que no ha podido cumplir con los compromisos del plan de negocio que se aprobó en la operación.

Contratos conseguidos en los últimos meses

La familia alude a las concesiones que se han conseguido en los últimos meses. Contratos con ayuntamientos y la Generalitat que garantizarían la continuidad de la nueva Teyco siempre y cuando se reestructurara el perímetro actual del grupo. Es decir, reconocer que la compañía es mucho más modesta.

Si a principios de enero no consiguen convencer a la banca para aprobar esta quita, deberán declarar el concurso y dejar que los administradores a los que se confíe la gestión valoren sus oportunidades reales de mercado. 

Teyco vivió una caída de contratos cuando su primer ejecutivo, Jordi Sumarroca, fue detenido e imputado en verano de 2015 en el marco del caso 3%. La instrucción de la causa vinculó a la compañía con la presunta trama de financiación irregular que habría tejido CDC. El desprestigio provocado por esta relación fue una de las razones que llevó a los gestores a rebautizarla como TOP Proyectos y Contratas el año pasado. Un gesto que no fue suficiente para evitar el preconcurso de acreedores. 

¿Quiere hacer un comentario?