Menú Buscar
Los candidatos de todos los partidos políticos al Congreso, acompañados del presidente de Pimec Josep González / PIMEC

Pimec apuesta por rebajar el impuesto de Sociedades a las pymes

Josep González, presidente de la patronal catalana, pide también rebajar el precio del KW/h y un aumento en la inversión en infraestructuras del Estado en Cataluña

04.04.2019 07:53 h.
3 min

Pimec se pone en marcha para poner sobre la mesa cuáles son los principales problemas de los pequeños y medianos empresarios. La propuesta estrella: un impuesto de Sociedades del 20% para pymes y del 15% para microempresas, con el objetivo de fomentar su competitividad.

El presidente de la patronal catalana, Josep González, también sostuvo en el debate electoral organizado por la organización empresarial la necesidad de "simplificar la tributación de los autónomos y propiciar el ahorro energético y la eficiencia" y propiciar el ahorro energético. En este sentido, ha expuesto algunas medidas concretas para aconseguir estos objetivos: fijar un 5% del rendimiento neto del ejercicio, con un mínimo de 2.500€ al año para autónomos. También, apostó por rebajar el precio del KW/h y aumentar la inversión en infraestructuras del Estado en Cataluña. 

Campaña a empresarios

El debate organizado por Pimec contó con represnetantes de todos los partidos: Gerardo Pisarello (ECP), Joan Capdevila (ERC), Ferran Bel (JxCat), Montse Mínguez (PSC), Joan López (PP) y Toni Roldán (Cs). Todos los candidatos tuvieron opiniones de lo más dispares, aunque coincidieron en la propuesta en la necesidad de establecer un régimen sancionador de morosidad. Mínguez recordó que la norma jurídica propuesta en la anterior legislatura era un paso hacia adelante, aunque sin un régimen sancionador era como “una guitarra sin cuerdas”.

En este sentido, Pisarello abogó por que el régimen esté a la altura y se aplique a las grandes empresas. Por su parte, Bel deploró que la normativa “quedase truncada”. Roldán apostó por la creación de un sistema de incentivos y sanciones, además de uno de arbitraje con “más sentido”, después de constatar que los mecanismos de incentivos no hayan funcionado para que las empresas paguen a tiempo a sus proveedores y que las grandes compañías no se financien a costa de las pequeña.