Menú Buscar
Imagen de Opium Barcelona, una de las discotecas que quería cerrar Ada Colau en Barcelona / CG

Hacienda frenará el cierre de Opium, Shoko, Pachá y Carpe Diem

El ministerio de María Jesús Montero desactivará el 'cerrojazo' de la discotecas del Frente Marítimo que prometió Barcelona en Comú

22.05.2019 17:34 h.
5 min

El Ministerio de Hacienda frenará el cierre de Shoko, Opium, Pachá y Carpe Diem en Barcelona. El ministerio que capitanea María Jesús Montero desactivará el cerrojazo de las cuatro discotecas del Frente Marítimo que anunció el gobierno municipal de Ada Colau el pasado 6 de mayo.

Así lo ha avanzado el candidato de ERC Jordi Coronas en un debate de candidatos y ocio nocturno organizado por la patronal Fecalon celebrado hoy en la Ciudad Condal. El número cinco de la candidatura de Ernest Maragall para las elecciones municipales del próximo 26 de mayo ha desvelado que el departamento de Montero renovará las concesiones a los cuatro clubes nocturnos cuando venza la autorización de explotación el próximo 21 de junio. Ha abonado esta vía para evitar la clausura de los locales el aspirante de JxCAT, Jordi Martí, que ha alertado que el cierre de los espacios dejaría vía libre a denuncias por lucro cesante contra el Ayuntamiento de Barcelona, por lo que el Gobierno la ha descartado como mínimo hasta 2020, cuando "sacará los locales a concurso".

Fuentes del sector del ocio nocturno han confirmado este extremo y han abonado la tesis de que el Gobierno avala la continuidad de los cuatro clubes.

Jordi Martí, 'pillado'

Antes, los dos ediles han acorralado al gerente municipal y número cinco de la lista de Ada Colau (BComú), Jordi Martí. Éste ha asegurado que "un informe de la Abogacía del Estado impide alargar la concesión de Shoko, Pachá, Opium y Carpe Diem, ya que ésta pende una concesión entre administraciones, del Ministerio de Hacienda, que gestiona la Zona Marítimo-Terrestre (ZMT), al Ayuntamiento de Barcelona". Martí lo ha corregido y ha desvelado que la memoria del departamento de María Jesús Montero "establece que las discotecas han adquirido derechos, no el consistorio, por lo que finalizar la concesión podría conllevar demandas".

discotecas colau barcelona

Paco Sierra (Cs); Jordi Martí (JxCat); Jordi Coronas (ERC); Jordi Martí (BComú); Xavier Marcé (PSC) y Núria González (Actúa) / CG

Pese a que la oposición le ha leído la cartilla, Martí ha seguido en sus trece. "Tenemos un preacuerdo con el Ministerio de Hacienda para que cuando finalice la concesión, los locales del Frente Marítimo, que son públicos, pasen a ser la ampliación del Instituto de Ciencias del Mar del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que se encuentra justo detrás de los locales de ocio nocturno". Según el hasta ahora gerente municipal, "ello es importante para abrir la institución científica al mar, completando la concentración de equipamientos de investigación en el litoral de Barcelona".

Solo BComú y ERC a favor de cerrar

Cualquiera que fuere el proceso administrativo, lo cierto es que la gestión del ocio nocturno ha enfrentado a los comunes con casi todos los partidos...salvo ERC. Solo BComú y los republicanos se han mostrado partidarios de cerrar las discotecas del Frente Marítimo y el Puerto Olímpico, aunque éstos últimos han prometido "diálogo con todos". El resto de fuerzas han descartado cierres. "No, no cerraremos las discotecas si gana Manuel Valls", ha avanzado Paco Sierra, el número cinco en la lista de Barcelona pel Canvi-Ciutadans. Josep Bou, cabeza de cartel del PP, ha recordado que "no se puede enviar a 2.000 personas a la calle, dejar a trabajadores en el paro es lo peor". El PSC --"no hay concentración de ocio, hay cuatro discotecas"--  y Núria González (Actúa) también ha rechazado la clausura de los locales del Puerto Olímpico.

Ello no ha convencido a BComú, que ha centrado la mayoría de ataques de los rivales, la mayoría por "falta de planificación" y gestión "antieconómica". El gerente municipal en el mandato que se acaba y número cinco con la lista de Ada Colau ha respondido a todos ellos amparándose en el "carácter administrativo del cierre" y prometiendo que Barcelona Activa "intervendrá si los locales y los empleados lo piden".