Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Imagen del futuro hotel de Núñez y Navarro en la calle Ferran de Barcelona / CG

Núñez y Navarro proyecta un hotel a 120 metros del Ayuntamiento de Barcelona

La constructora catalana arranca sus obras para estrenar un alojamiento en la Casa Pau Turull, a escasa distancia del gobierno antilicencias hoteleras

6 min

Machada de Núñez y Navarro (NyN) contra el gobierno de Ada Colau en Barcelona. La constructora catalana proyecta abrir un hotel a 120 metros del ayuntamiento, hecho que le permitiría plantar una pica cerca del edificio que alberga por ahora al equipo de gobierno más antilicencias hoteleras que jamás tuvo la Ciudad Condal, el liderado por los comunes. El Ayuntamiento, a su vez, ha contestado que la licencia de obras hoteleras está otorgada por una victori judicial de la constructora, pero es "ineficaz" por los planes de uso. 

La batalla se libra en el número 34 de la calle Ferran del barrio de Ciutat Vella, en la ecléctica Casa Pau Turull, de 1879, donde NyN acomete las obras para reformar y abrir las puertas de un alojamiento de tres estrellas. La firma que dirigen los hijos del fallecido constructor Josep Lluís Núñez, también expresidente del FC Barcelona, desafía al gobierno municipal y busca estrenar activo turístico en plena zona 1 del plan hotelero de Colau. Es decir, el documento que fija este área como de decrecimiento por saturación turística que existiría. 

Ayuntamiento: "La licencia es ineficaz"

¿Qué dicen las dos partes? El Ayuntamiento de Barcelona, contactado por este medio, ha admitido que dio la licencia de obras mayores a la constructora tras una victoria judicial de ésta, pero que la declaró "ineficaz" porque no se ajusta a los planes de usos de la zona. Ello lo ratificó una sentencia judicial reciente que "no es firme" y "puede ser recurrida". Una portavoz de la constructora, a su vez, ha señalado que "se están ejecutando obras de rehabilitación en el inmueble sin que aún se hayan definido los usos" lo que desliza una batalla judicial. 

Janet Sanz, teniente de alcalde de Ecología de Barcelona, en una comparecencia / EP
Janet Sanz, teniente de alcalde de Ecología de Barcelona, en una comparecencia / EP

Sea como fuere, la licencia municipal de obras mayores, concedida en mayo de este mismo año. Fija que en el número 34 de la calle Ferran se acometerá un lavado de cara "de un edificio para destinarlo a un hotel de tres estrellas". 

En plena zona de decrecimiento

La inversión, que pasaría desapercibida en cualquier otro punto de la urbe, es significativa porque se encuentra a 120 metros, 118,40 en línea recta, de la sede del consistorio, en la plaza de Sant Jaume. El proyecto sortearía de este modo la restricción triple de BComú de las licencias a este tipo de actividad. 

La formación elevó primero una moratoria de permisos en 2015; continuó con un plan hotelero en 2017 que terminó derribando el Tribunal Supremo y, ante ello, lanzó otra norma igual que fue aprobada en enero de 2022 y que aún rige. El texto está bien claro: la zona 1, donde abrirá el hotel de NyN, es zona de decrecimiento, no puede concederse ninguna licencia nueva. Cuando caduquen cualquiera de las 559 que hay concedidas en la actualidad, no se renovará. 

Pulso en los juzgados

¿Por qué pretende pues NyN abrir en plena zona cero del turismo masivo? Desde el sector recuerdan que la firma ya tenía licencia desde hace años, y que logró zanjar el asunto cuando ganó un pleito al gobierno municipal anterior, también comandado por Colau, respecto a la protección patrimonial del inmueble. Ese litigio desbrozó el camino para el hotel de la calle Ferran, 34, pero el Ayuntamiento sostiene que ha ganado otra victoria judicial que lo impide. 

En cualquier caso, el futuro hotel de NyN dependía de la presencia de inquilinos en algunos de los pisos. Finalmente, el edificio está vacío y renacerá como alojamiento turístico en la calle más saturada de visitantes, si es que el litigio entre las dos partes lo permite. 

Otros pleitos

La apertura de Núñez y Navarro a escasos metros del ayuntamiento tendría otra lectura. La constructora plantaría una bandera de su división hotelera cuando ha mantenido --y mantiene-- diversas pugnas judiciales con la Administración local. De hecho, a NyN no le tiembla el pulso para acudir a los tribunales para defender sus legítimos intereses. 

Ocurrió con el edificio de La Rotonda en la plaza Kennedy de Barcelona, en Sant Gervasi, y en el polémico hotel de la calle Rec Comtal de Ciutat Vella, en el que la fiscalía vio irregularidades en la tramitación urbanística; con los párkings de un edificio, como explicó Metrópoli y, por supuesto, con el primer Peuat o plan hotelero de Barcelona, que diversos recursos contenciosos al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), incluido el de NyN, acabaron tumbando. En otros lugares, como en Vallcarca, ayuntamiento y constructora han pactado vivienda social para evitar acabar en los tribunales.