Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sede de Nestlé España / CG

Nestlé España, segundo desliz político en cuatro años

La multinacional sufre una crisis de reputación tras el incendio de 2017, cuando sufrió llamadas al boicot porque una directiva coqueteó con el 'procés' independentista

3 min

Segunda crisis de reputación, y por política, en Nestlé España en cuatro años. La multinacional suiza se enfrenta a otra tormenta en las redes sociales por acercarse a un posicionamiento ideológico o partido y, en este caso, en el extremo contrario del anterior.   

En efecto, el mayor grupo alimentario del mundo está en la diana por la donación que hizo Bernard Meunier, su consejero delegado en España, a Hazte Oír, el embrión de Vox, según Wikileaks. El pago al Congreso Mundial de Familias (WFC) de 2012 por parte del jefe de Nestlé España ha generado llamadas al boicot de productos tan populares como Nesquick

En 2017, bronca por su 'dircom'

Las llamadas a no consumir productos de la enseña suiza en España no son nuevas. En 2017, en plena ebullición del procés independentista en Cataluña, Nestlé encajó una campaña de boicot porque su directora de comunicación apareció votando en el referéndum ilegal de independencia. 

Tras ello, la alto cargo compartió artículos de Oriol Junqueras, el presidente de ERC ahora condenado por sedición y malversación, y enlaces a chats difíciles para seguir a los cuerpos y fuerzas de seguridad. 

UGT tuvo que salvar la papeleta

Los llamamientos a no consumir productos de Nestlé en España cobraron tanta fuerza que tuvo que salir el comité de UGT en la multinacional a pedir que cesaran. La parte social recordó que la sede de la firma está en Esplugues de Llobregat (Barcelona), pero que el grupo tiene centros de trabajo en otros puntos de España. Un boicot, avanzaron los empleados, perjudicaría al empleo de unas 5.350 personas. 

Ahora, en 2021, Nestlé ha encajado otra tormenta en las redes sociales tras revelar Público que su jefe en España donó a una organización ultracatólica de la que salió Vox. Usuarios de Twitter están llamando a no comprar productos de la enseña [ver menciones en Twitter aquí]. Por el momento, la compañía permanece en silencio.