Menú Buscar
Andreu Buenafuente y Jaume Roures / CG

Jaume Roures ‘se come’ a la productora de Buenafuente

Los problemas económicos que arrastraba El Terrat le llevan a que Mediapro tome el control de la compañía

Gonzalo Baratech / Cristina Farrés
07.11.2019 00:00 h.
5 min

Con un hermetismo fuera de lo habitual en cualquier operación mercantil, Mediapro ha dado este otoño otro paso en su objetivo de engrosar su cartera de activos. Ha acordado la adquisición de la productora El Terrat, fundada por Andreu Buenafuente, tras culminar una operación que llevaba en estudio desde el verano. Se ha cerrado hace tan sólo días, tal como indican fuentes conocedoras de la negociación, y falta definir cómo se comunica de forma pública.

Mediapro adquiere la productora El Terrat / CG

El grupo de Jaume Roures y Josep Maria (Tatxo) Benet le ha garantizado el ansiado balón de oxígeno que necesitaba al grupo que promueve programas como Late Motiv, La Resistencia o Locomundo en Cero, el canal de Movistar, así como Preguntes Freqüentes (FAQS), este último en TV3. Los términos económicos de la compra tampoco han transcendido, aunque el perímetro definido implica que el comprador asuma la deuda que arrastraba hasta la fecha.

Accionista minoritario

No se trata de una adquisición externa entre dos empresarios del sector que se conocen. Mediapro mantenía hasta la fecha una participación minoritaria en El Terrat. Según los mismos interlocutores, le había permitido salirse del ámbito en el que se siente más cómodo, la producción de programas de televisión y radio que siguen los formatos de los late show estadounidenses en el que el humor es el elemento central, y lanzarse con una propuesta política como la de la televisión pública catalana. Un formato netamente a favor del proceso independentista catalán y sin las dosis cómicas que suelen ser marca de la casa.

El presentador y hasta ahora máximo accionista de El Terrat, Andreu Buenafuente / LATE MOTIV
El presentador y hasta ahora máximo accionista de El Terrat, Andreu Buenafuente / LATE MOTIV

Se espera que en la nueva etapa que ahora se abre en El Terrat las iniciativas que salgan del grupo sean más diversas. Los programas actuales se mantendrán, especialmente las producciones más exitosas pactadas con Telefónica. Entre ellas, la que presenta el propio Buenafuente.

Pérdidas de 21 millones

La productora ha atravesado en los últimos tiempos una larga crisis de resultados, que le llevaron a acumular unas pérdidas de 21 millones de euros. En 2013, los números rojos y la elevada deuda obligaron a Buenafuente a sentarse con la banca para negociar sus préstamos, porque no podía devolverlos.

Dos años después, la situación no había mejorado sustancialmente y el presentador tuvo que abrir nuevas conversaciones con las entidades financieras. El Terrat tampoco pudo cumplir este último pacto, por lo que volvió a la mesa de negociaciones.

Último convenio con la banca

El último convenio firmado fijó dos tramos de deuda. Uno de 4,6 millones, llamado “deuda sostenible”, que se debe amortizar hasta finales de 2024 con un interés del 2%. Y otro de “deuda no sostenible”, de 6,9 millones, cuyo vencimiento se pospone hasta 2031. En este caso, el tipo referenciado es del 0,5%.

El dueño de Mediapro, el controvertido empresario Jaume Roures / EFE
El dueño de Mediapro, el controvertido empresario Jaume Roures / EFE

Además, Buenafuente se vio obligado a capitalizar El Terrat mediante la aportación de varios inmuebles de su propiedad, entre ellos sus casas de Formentera y Barcelona. Más tarde, la banca le obligó a vender activos por 3,7 millones para reducir la deuda.

Resultados de 2018

En 2018, las cuentas de El Terrat muestran una evolución favorable, con un beneficio de 2,4 millones que supone el triple que el año anterior. La facturación también dio un brinco y subió de 17,4 a 21,4 millones.

La estrategia y los productos audiovisuales que se han lanzado han recibido una buena aceptación del público. Los resultados así lo han mostrado, pero el pasivo arrastrado ha obligado a buscar una solución que cerrase de forma definitiva el capítulo de estrecheces económicas. La venta de Mediapro lo garantiza.