Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Antonio Garamendi, presidente de la CEOE / EP

Garamendi alerta de los impagos de las instituciones públicas a pequeñas y medianas empresas

El presidente de la CEOE pide a los partidos políticos altura de miras para sacar adelante al país

2 min

Antonio Garamendi está preocupado por los impagos de las instituciones públicas como ayuntamientos, diputaciones o ministerios a las pequeñas y medianas empresas por la crisis del coronavirus. “Nos parece un grave problema”, ha aseverado el presidente de la CEOE en la charla organizada por el Consejo General de Economistas en la mañana del martes.

De seguir este problema, el presidente de la patronal ha deslizado que podría ser “mortal y brutal” para la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas. De hecho, el empresario ha pedido que “no se repitan las situaciones de la crisis anterior” puesto que podría “dejar hundidas” a miles de sociedades y autónomos.

Impulso a las empresas

Garamendi también ha vuelto a poner sobre la mesa la importancia del papel de la empresa y ha vuelto a suplicar al Gobierno que las medidas que se tomen “sean coyunturales” y no estructurales, ya que los empresarios y los inversores extranjeros “necesitan seguridad jurídica”. 

En este sentido, el presidente del organismo ha advertido de que el estatuto de los trabajadores “no puede ser derogado en su totalidad”, aunque sí considera positivo que se reforme “acorde con los tiempos que estamos”. Garamendi ha instado a que todos los agentes sociales “se sienten en la mesa”, en clara alusión al acuerdo que firmaron Bildu, Unidas Podemos y PSOE.

Pactar esta semana

Por otra parte, el presidente de la patronal quiere negociar antes de que finalice el estado de alarma la prórroga de los ERTE. “No podemos estar cada mes negociando a ver qué pasa el mes que viene”, ha dicho.

La patronal quiere tener cerrado dicho acuerdo antes del 15 de junio, para así permitir a las sociedades poder tener planificado el futuro más inmediato de sus plantillas en consecuencia y no agotar el plazo para el acuerdo hasta el último día del mes.