Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment de Treball / EP

Foment reclama un plan de rescate para evitar una "catástrofe" tras el impacto del Covid

La patronal reclama ayudas directas "muy superiores" a las que se han recibido hasta el momento

2 min

Foment del Treball ha pedido un plan de rescate con ayudas directas para evitar una situación "catastrófica" ante la crisis del coronavirus y ha pedido a las administraciones que den certidumbre y confianza con sus decisiones y la forma de comunicarlas.

La patronal catalana ha emitido un comunicado este miércoles en el que pide que dicho plan tenga unos recupersos "muy superiores" a los que ha habido hasta ahora, y que incluyan a profesionales autónomos y microempresas.

"Pasividad de las administraciones"

Foment ha hecho este llamamiento después de que así se lo hayan trasladado los sectores económicos más afectados por la crisis, como el turismo, la hostelería, la restauración, las agencias de viaje, el comercio, el transporte, la automoción, la cultura y las actividades deportivas, que, según la patronal, critican "la pasividad de las administraciones a la hora de tomar decisiones ante la grave crisis económica".

La patronal ha subrayado que es "imprescindible" la continuidad de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor con condiciones favorables para las empresas que tienen que mantener parada su actividad hasta que, como mínimo, se constate que una situación de estabilidad.

Modificación de impuestos

También ha solicitado un mejor trato impositivo por parte de las administraciones, con la exención o reducción de los impuestos que sean de su competencia: "Hasta ahora ninguna administración pública ha ajustado su política impositiva, aunque la actividad de los sectores afectados sea prácticamente nula".

"Foment pide llevar a cabo una comunicación más cuidadosa, continua, constructiva y pedagógica que evite alarmar la opinión pública local, nacional e internacional", ha señalado la patronal, que ve con preocupación la difusión de mensajes poco claros e indeterminados, en sus palabras.