Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, en una imagen de archivo / EUROPA PRESS

Las empresas piden ayuda al Gobierno: "Muchos negocios no podrán funcionar al 30% de su capacidad"

Foment del Treball advierte de que si el desconfinamiento se lleva a cabo "de espaldas a los sectores", muchos deberán cerrar sus puertas

3 min

SOS empresarial para afrontar la crisis del coronavirus. Foment del Treball ha reclamado este miércoles al Gobierno que atienda las demandas de los diferentes sectores económicos para llevar a cabo su plan de desconfinamiento. La patronal catalana aboga por recuperar lo antes posible la actividad, y que ésta se haga de forma acordada con las empresas e implantando más ayudas fiscales, laborales y económicas para evitar cierres definitivos.

La organización presidida por Josep Sánchez Llibre considera que, para garantizar el éxito del plan de desconfinamiento presentado ayer por el presidente Pedro Sánchez, es "imprescindible" que sea acordado con los sectores más afectados por pandemia, como el comercio, la hostelería, la restauración, los hoteles y la cultura.

"Si se implementa el plan de espaldas a los sectores, muchos deberán cerrar definitivamente sus puertas. Es necesario consultar a la patronal y a los sectores de actividad", asegura Foment en un comunicado este miércoles.

Denuncian "contradicciones"

En relación al plan, la patronal catalana ha llamado la atención sobre algunas "situaciones contradictorias" como que se contemple la apertura de hoteles a un 30 % de su capacidad mientras están cerradas las fronteras y se prohíben los desplazamientos interprovinciales.

También considera difícil el escenario que se dibuja para el ámbito de la cultura, ya que se recogen muchas limitaciones para la apertura de espacios de teatro y música, con aforos reducidos, "lo que hace inviable su supervivencia".

Responsabilidad de la Administración

Ante esta situación, Foment reclama medidas como la ampliación de los ERTE por fuerza mayor durante las fases de desconfinamiento en determinados sectores que se reactivarán de forma gradual, e insiste en que debe ser la Administración pública la que se haga cargo del suministro del material de protección y seguridad para los trabajadores.

Entre otras medidas, Foment ha enumerado las de carácter fiscal, como la exoneración o la moratoria de tributos y las ayudas económicas directas para "acompañar la gradualidad del fin del confinamiento".

La nota de la patronal insta a que "con independencia del fin del estado de alarma", dichas medidas fiscales y laborales "se amplíen para hacer posible la implementación del plan de desconfinamientos, ya que muchos negocios no podrán funcionar al 30% de su capacidad si no hay ayudas extraordinarias que compensenel déficit de trabajo y de demanda, que se prolongará en los próximos meses".